En sus marcas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, ganó en un final propio de los amantes del ‘tattersal’, por solo ocho votos las primarias en el Estado de Iowa, prueba de ello, es que el escrutinio final se prolongó por un largo tiempo a la espera del reconteo a efectos de notificar fehacientemente de la esforzada victoria del candidato conservador Romney -favorito en las internas- frente al ultraconservador Santorum, asistimos a un verdadero final de foto finís que se trata del resultado más ajustado en la historia de estos caucus, lo que pone sobre la mesa las fuertes divisiones entre los votantes republicanos acerca de sus candidatos y quién califica en llevar adelante las firmes pretensiones del partido en desbancar del Capitolio al actual presidente, Obama, en las elecciones de noviembre. El ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, ganó en un final propio de los amantes del ‘tattersal’, por solo ocho votos las primarias en el Estado de Iowa, prueba de ello, es que el escrutinio final se prolongó por un largo tiempo a la espera del reconteo a efectos de notificar fehacientemente de la esforzada victoria del candidato conservador Romney -favorito en las internas- frente al ultraconservador Santorum, asistimos a un verdadero final de foto finís que se trata del resultado más ajustado en la historia de estos caucus, lo que pone sobre la mesa las fuertes divisiones entre los votantes republicanos acerca de sus candidatos y quién califica en llevar adelante las firmes pretensiones del partido en desbancar del Capitolio al actual presidente, Obama, en las elecciones de noviembre.

Otra carrera que quedó en las gateras es la de la búsqueda frenética de fondos de campaña sumado al apoyo de otros líderes republicanos.

Tras la jornada de más de 1.700 asambleas populares partidarias, donde se discuten y votan las candidaturas, el recuento mostró un empate técnico en alrededor del 25% para Romney y el ultraconservador Rick Santorum, mientras que el diputado por Texas Ron Paul, con el 21%, entró en la conversación, muy rezagados se situaron el ex presidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, con el 13% de los votos, y el gobernador de Texas, Rick Perry, con el 10,3%.

Tras la infartante victoria Romney comentó que la dirección correcta para EEUU, tanto económica como moral, es restaurar los principios de nuestros antepasados que nos forjaron grandes, convencidos en que la libertad es un regalo de Dios,

Tras su paupérrima ‘perfomance’, Perry anunció que regresa a Texas para “determinar si hay algún camino abierto para mí en esta carrera”, una declaración que se interpreta como el signo de un abandono más o menos inminente.

Michele Bachmann, la protegida del Tea Party obtuvo el último puesto, con tan sólo un 5% de los sufragios, un resultado muy decepcionante para esta nativa del estado que el pasado verano encabezaba las encuestas y que entonces se impuso en una consulta informal de votantes republicanos en Iowa. A pesar de versiones en contrario es muy factible, que, la única candidata femenina y que cuenta con el apoyo de los ultraconservadores y retrógrados ‘tea partys’, se retire de la puja electoral.

El final de bandera verde entre Romney y Santorum aborta la profunda división entre los seguidores del partido republicano, conservadores y moderados tratan de imponer sus convicciones, brecha ésta que se viene profundizando desde hace décadas, cuando tanto el ‘establishment’ del partido Republicano como del Demócrata comenzaron a coquetear con los sectores de mayor poder económico, apartando del juego a la clase media, especialmente a sectores de profundos sentimientos religiosos, como ejemplo tangible, no es sorpresa que gente trabajadora que concurre a la iglesia los domingos apueste por Santorum, ante esto y siguiendo el ejemplo de John Mc Cain hace cuatro años, Romney va corrigiendo el volante hacia la derecha con el propósito de no producir intenso cosquilleo entre los evangélicos más conservadores

El segundo capítulo electoral tendrá lugar el próximo martes, cuando el estado de Nuevo Hampshire celebrará sus primarias. Allí se sumará otro aspirante presidencial, Jon Huntsman, ex gobernador de Utah y quien renunció a hacer campaña en Iowa, los números al momento dan ventaja a Romney.

Ya lanzados los candidatos juegan sus cartas, llegó el momento de no equivocarse, el que así lo hiciese, seguramente pagará las cuentas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA