Declaración

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Participo, bajo la coordinación del Decano Benito Hamidian, de FACES-UC, la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo (estados Carabobo y Aragua, del centro del país), en la iniciativa de la “Declaración de Bárbula”, dirigida al Ejecutivo Nacional y al país. Participo, bajo la coordinación del Decano Benito Hamidian, de FACES-UC, la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo (estados Carabobo y Aragua, del centro del país), en la iniciativa de la “Declaración de Bárbula”, dirigida al Ejecutivo Nacional y al país.

Surgida de los organizadores y participantes en el Conversatorio “Diálogo Socio-Laboral. Situación País”, realizado el miércoles 23, en la Facultad, recoge las preocupaciones y algunas ideas con relación a la actual situación económica y las vías para su superación positiva.

La inconveniente situación de polarización social y política, avanzada al extremo de verse reflejada en indicadores relativos a la altísima conflictividad social de naturaleza variada; la caída de la actividad en el ámbito empresarial nacional, espacio privilegiado de confluencia de emprendedores y trabajadores; el marcado deterioro del bienestar y otros elementos y la imperiosidad de medidas de gran impacto en el nivel de la política económica, junto a otros factores, motivaron al Vicerrectorado Académico, el Decanato de FACES-UC y el Laboratorio de Investigación de Estudios del Trabajo, de la Escuela de Relaciones Industriales, de la Facultad, a la promoción de un evento relativo, del cual surge la “Declaración” en elaboración.

Se basa, en un texto aún en revisión por sus proponentes, en la “convicción en el valor del aporte que pueden realizar a la superación de la preocupante situación económica del país, expresada en las diversas penurias de las mayorías venezolanas, factores tales como: 1) las buenas relaciones obrero-patronales en procura de la riqueza social; 2) el respeto a la doctrina y las buenas prácticas en el Derecho del Trabajo; 3) la acción sindical libre; 4) la concertación entre trabajadores, empresarios, políticos, profesionales y ciudadanos y 5) toda forma de procura de acuerdos sobre la base de sanos principios y procesos”.

Inspirado en las “bondades del diálogo social” y dispuestos a “encarar el conjunto de medidas en el campo de la política económica, dirigidas a la superación de la situación de riesgos y problemas observables”, el grupo de relacionados con el evento llegan a un planteamiento que se basa en la concertación social para una propuesta en el campo económico.

De hecho, dimensionan el texto “como el resultado de una iniciativa modesta de concertación intersectorial” y expresan su voluntad “de impulsar toda forma de diálogo”; en este caso, dirigida a una “agenda concreta”, sobre la base “de la conveniencia general a todos, tanto gobierno como ciudadanos”.

En lo sustancial, sobre la política económica, sus proponentes expresan “la medular importancia que asignamos a la opción de un proceso de ajustes y reformas que apunten a la integralidad del problema y no solo a la procura de mayores ingresos públicos; lo cual, sin una importante optimización cuantitativa y cualitativa del gasto estatal, podría conllevar a la continuación o agravamiento de los problemas”.

Por esa vía, el texto apunta al meollo del problema macroeconómico actual, los excesos y anomalías inconvenientes en la definición del gasto estatal, presupuestario y extrapresupuestario y sus fuentes de financiamiento, dificultades situadas en el centro de la grave situación macroeconómica actual.

El planteamiento se concreta en el que se considera el manejo más conveniente, en los términos de “que en la precisa coyuntura actual está planteada, en primer lugar, una iniciativa de estabilización económica, que podría contener algunas medidas de redirección de la acción económica, por la vía de mejoras de la acción multiplicadora del gasto estatal; para, en lo inmediato, considerar el amplio conjunto de políticas sectoriales apropiadas a la creación de riqueza”.

Creyentes, como dicho, en las bondades del diálogo, la “Declaración” se afina en estos momentos entre sus organizadores, ponentes y relacionados. Haciendo “camino al andar”, se plantean la recuperación del uso de los caminos de la concertación y la procura de acuerdos y consensos –ojalá que durables- para definir posiciones sobre la problemática nacional y recuperar el buen sentido de la vida nacional.

Como mencionado en el evento, lo planteado es un asunto de decisivo interés al gobierno. El país está lleno de dudas, temores y riesgos. Equivocar las decisiones puede perjudicar a todos, incluidos los que hoy detentan el poder. En la situación nacional actual hay un punto de quiebre que al Poder Nacional interesa interpretar bien. La “Declaración” es un aporte honesto al proceso amplio necesario a las decisiones a tomar.

La fórmula que proponen el evento y la “Declaración” es muy sencilla: acuerdo social y asertividad en las decisiones frente a los problemas. Que el texto elevado a la consideración de todos sea un inicio para la reconstrucción del tejido social nacional.

* Santiago José Guevara García

(Valencia, Venezuela)

sjguevaragarcia@gmail.com / @SJGuevaraG1

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA