Condimento especial

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Cuando el presidente José Mujica traspase el mando a Tabaré Vázquez, representantes, con diferentes ópticas, del Frente Amplio. Cuando el presidente José Mujica traspase el mando a Tabaré Vázquez, representantes, con diferentes ópticas, del Frente Amplio, se producirá un hecho por demás impensado, la convergencia de Raúl Castro y Joe Biden, hecho que se producirá dos días después del inicio de la segunda ronda de negociaciones entre EEUU y CUBA, en Washington, en las oficinas del Departamento de Estado.

Además, participarán en la ceremonia de Montevideo los presidentes Nicolás Maduro (Venezuela), Dilma Rousseff (Brasil), Michelle Bachelet (Chile), Horacio Cartes (Paraguay), Evo Morales (Bolivia), así como cancilleres y gobernantes de otros países. Al momento no existía la confirmación de la presencia de los primeros mandatarios de Argentina, Colombia, Ecuador y Perú.

Soportando la incipiente relación, Biden y Castro acompañarán la ceremonia en el Palacio Legislativo, donde se reunirá la Asamblea General en la Cámara de Representantes del país, situación que, evidentemente jugará de manera positiva potenciando el acercamiento de los dos referentes en un momento de negociaciones históricas entre los dos países

El proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos anunciado en diciembre pasado, desde entonces el embargo sobre la isla se flexibilizó, además de la libertad de los cubanos para viajar. Por su parte, empresas de primer orden anunciaron sus planes a los efectos de desembarcar en la isla.

Senadores del Partido Demócrata americano expresaron que existía el suficiente apoyo entre los republicanos para levantar el embargo que pesa sobre Cuba desde 1960, aunque con modificaciones al proyecto inicial, además, como dato que resalta, Estados Unidos planea reabrir su embajada en La Habana y restablecer los beneficios de su cuerpo diplomático en la isla como primer paso.

Como contrapartida, Cuba, buscará ser removida de la lista de países que apoyan al terrorismo, una lista confeccionada por el mismo Departamento de Estado, solicitando que los EEUU dejen de apoyar a los disidentes cubanos que desde tiempos de la revolución cubana de 1959 se convirtieron en un símbolo, principalmente desde el estado de Florida, de la oposición contra Fidel Castro, tarea difícil si las hay, pues Washington se ha negado repetidas veces a soltar la mano de un sector políticamente activo en el país.

Se espera que la ronda de negociaciones produzca avances en cuanto al restablecimiento de las misiones diplomáticas de los dos países y, a través de éstas, los lazos formales entre ambos gobiernos. Pero la normalización de las relaciones, especialmente en lo referido al comercio, el libre movimiento de personas y el levantamiento total del embargo, llevará mucho más tiempo.

Por el lado norteamericano, los más optimistas, avizoran a los cargueros amarrados en el Mariel, cargados de mercadería, llegando por el Missouri.

Sin embargo, no solamente las empresas norteamericanas se beneficiarían: la tabacalera estatal cubana Habanos SA estima lograr entre el 25 y el 30% del mercado de Estados Unidos en cuanto levanten el embargo. Se trataría de ventas de entre 70 y 90 millones de dólares. En el mismo día otra tabacalera de la isla, Cubatabaco, ganó un litigio de la Corte Suprema de Estados Unidos para utilizar exclusivamente el famoso nombre ‘Cohíba’.

Tabaco y Ron, estrellas de las Isla, serán el estandarte del restablecimiento del comercio entre ambos países, si las negociaciones tienen éxito.

La visita de legisladores a la isla fue liderada por Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara baja del Congreso estadounidense, que viajó acompañada de otros ocho legisladores.

Sin embargo, la encargada de las negociaciones por parte del gobierno de Estados Unidos, Roberta Jacobson, advirtió que normalizar relaciones después de décadas de hostilidad llevará tiempo.

Su par Josefina Vidal, jefa de la delegación cubana, señaló que levantar el bloqueo económico contra Cuba es esencial para continuar las negociaciones.

Jacobson y Vidal lideraron las negociaciones durante la primera ronda de negociaciones, el 21 y 22 de enero en La Habana, y el Departamento de Estado confirmó que repetirán sus roles el viernes. El vicepresidente de los Estados Unidos también visitará Guatemala para dar seguimiento a los planes para combatir la inseguridad

Continuando con su agenda el vicepresidente Biden, se reunirá en los primeros días de marzo con los mandatarios de Guatemala, Honduras y El Salvador y el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, a efectos de monitorear el plan anunciado en noviembre con el nombre de Alianza para la Prosperidad, Los países centroamericanos le entregaran un documento que contenga cuáles son las acciones que los tres países proponen emprender a efectos de evitar la migración hacia Estados Unidos y cuál será su fuente de financiamiento», se da por descontado que las acciones serán en materia de educación, salud y nutrición. La parte social es la más fuerte de la propuesta, quizá constituye un 70 por ciento. El resto incluye temas de seguridad»,

El plan Alianza para la Prosperidad fue desarrollado entre los tres países de Centroamérica en 2014, en busca de apoyo financiero para mejorar las condiciones sociales y económicas de millones de centroamericanos, ante la necesidad de frenar el flujo migratorio hacia los EEUU.

Los números concretos de la ayuda de Estados Unidos es por 1.000 millones de dólares para el Plan de la Alianza para la Prosperidad en el Triángulo Norte de Centroamérica abriendo oportunidades para la región…

Ante el plan de ayuda, el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Serén, expresó «tenemos oportunidades para seguir trabajando, para garantizarles el derecho a ustedes, el derecho a la educación, a la salud, a vivir como familia, a que tengan atención de sus padres»,

El Salvador, Guatemala y Honduras impulsan desde noviembre pasado el plan Alianza para la Prosperidad, apostando a garantizar que todos los niños y niñas cuenten con oportunidades en su país y no opten por emigrar necesidad a Estados Unidos

La Alianza para la Prosperidad, apoyada también por el Banco Interamericano de Desarrollo, surgió luego de que miles de niños centroamericanos llegaran irregularmente a Estados Unidos entre 2013 y 2014, generando un grave problema humanitario en albergues para inmigrantes en sectores de la frontera entre ese país y México.

Pues bien es de esperar que de una buena vez se despeje la bruma que entorpece las relaciones entre países de la región, la integración respetuosa, solo será beneficiosa para sus pueblos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA