Ante un nuevo desafío

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Horacio Cartes, representante del tradicional Partido Colorado, asume como nuevo presidente de Paraguay con un 45,8% de los votos frente a un 36,9% de su rival, del oficialista Partido Liberal, Efraín Alegre. Cartes enfrenta nuevos desafíos. Horacio Cartes, representante del tradicional Partido Colorado, asume como nuevo presidente de Paraguay con un 45,8% de los votos frente a un 36,9% de su rival, del oficialista Partido Liberal, Efraín Alegre. Cartes enfrenta nuevos desafíos. Su confirmación supone la vuelta al poder del partido que gobernó al país durante sesenta años, hasta 2008.

Sin experiencia política previa, uno de los empresarios más relevantes, enarboló como premisa en su campaña extirpar la corrupción, ese mal endémico que esquilma al país, sucederá en la presidencia al liberal Federico Franco, quien completó el mandato iniciado en 2008 por Fernando Lugo, luego de los hechos que culminaron con la destitución del expresidente.

Entre los temas a resolver uno forma parte de su cocina interna. Horacio Cartes es un debutante en política, recordemos que se incorporo al Partido Colorado en el 2009, siendo reconocido por su trayectoria empresarial, carrera política meteórica, si las hay, del llano a la mayor responsabilidad pública, menuda tarea.

La relación con sus vecinos será tema de vital importancia, no olvidemos de sus vaivenes dentro del Mercosur, bloque integrado por Brasil, Uruguay y Argentina, los que aprovecharon la suspensión de Paraguay para aprobar el ingreso de Venezuela en el bloque, que estaba pendiente desde 2006 por falta de aprobación del Congreso paraguayo.

Cartes ha abogado por la reinserción de Paraguay en los foros internacionales, pero su elección en las urnas no pone fin a los desafíos en el plano internacional.

La gran incógnita es si Paraguay finalmente se reintegra en el Mercosur, situación que comenzara a develarse al momento de la asunción de Cartes, estimándose que durante los actos platicará con Dilma Rousseff y José Mújica, mandatarios que juegan con la premisa de convencerlo de reintegrarse al bloque sudamericano.

En sus conversaciones Dilma insistirá en que a pesar de la suspensión, Paraguay no fue perjudicado económicamente. Además Dilma subirá la apuesta, invitando al presidente paraguayo oficialmente a Brasil. Analistas acuerdan en que el futuro presidente dejará de lado el discurso beligerante adoptado por su antecesor, Federico Franco, a pesar de que Cartes reclamaba un gesto de buena voluntad hacia Paraguay, al momento en el cual la presidencia pre tempore del bloque la fuera concedida al recién ingresado Venezuela.

Importante es remarcar que Paraguay, país sin salida al mar, es Mercosur dependiente, ya que su comercio con Brasil, Uruguay y Argentina es vital para el impulso y desarrollo de su economía, por lo que la realidad aconseja un delicado equilibrio de sus relaciones.

Por último, el electo mandatario paraguayo enfrentará al complejo y eterno problema de la tierra en el país, situación que ancló el pasado junio en la recordada «masacre de Curuguaty» en la que murieron 17 personas -once campesinos y seis policías- hecho por demás penoso que dio pie al llamado a elecciones. Además de grises versiones y una investigación oficial sumamente cuestionada, no llegándose a su esclarecimiento, al momento.

La masacre que culminó con la destitución de Lugo, a quien la oposición responsabilizó de las muertes, se originó con una operación de desalojo de una ocupación de las tierras cuya propiedad reclamaba un grupo empresarial local. Fue sin dudas el peor hecho de violencia en la historia de Paraguay en relación con un conflicto de tierras.

Sin embargo en el haber Cartes se encontrará que en estos tiempo de crisis, con un país al que los números le sonríen, ya que viene creciendo de manera sostenida en los últimos diez años, para este año se estima un crecimiento de 11, 5 por ciento en su PBI, basado principalmente en su sector agrícola en la producción de soja, cuarto exportador del mundo y en la consolidación de su inserción en el mercado mundial de carnes, ya que en el 2012 se convirtió en el tercer exportador de la región, detrás de Brasil y Uruguay.

Por otra parte junto a Brasil es socio de la represa de Itaupu, la mayor hidroeléctrica del globo en producción de energía, el principal desafío económico del presidente electo será mantener esas previsiones e impulsar la bonanza económica. Hasta aquí, se presenta el lado positivo de la moneda, sin embargo la otra cara es por demás oscura.

El país que le tocará gobernar posee lo que el propio presidente electo suele definir como «la ecuación del diablo»: mucha riqueza y mucha pobreza. La tercera parte de la población es pobre. Y en una nación que se da el lujo de exportar abundante cantidad de comida al mundo, el 18% no llega a cubrir la canasta básica de alimentos, la prioridad de la gente en la calle, pasa sin lugar a dudas por la lucha contra la pobreza y la falta de trabajo».-

El campo, reconocido como la gallina de los huevos de oro de Paraguay, no cumple con las expectativas , ya que la agricultura y la ganadería generan al momento escasa mano de obra y así es como en un país rico en recursos naturales el 45% de la población rural es pobre.

Surge, como contrapartida, el hecho de que Cartes se ha comprometido a construir 70.000 viviendas, y por consiguiente poner en marcha la maquinaria, impulsando la obra pública, con los positivos efectos colaterales que ello significa, sin acudir a la tan mentada receta del Estado protector, aumentando la cantidad de empleados públicos.

Un dato que juega a favor de la nueva administración, el clima político y social es calmo, los ciudadanos no son propensos en salir a protestar por las calles, situación que si se da en alguno de sus países vecinos.

A la ceremonia de toma de posesión, en la fachada litoral del Palacio de López, sede del gobierno paraguayo, frente a la Bahía de Asunción a orillas del río Paraguay, asistirán la presidenta argentina Cristina Kirchner, la mandataria del Brasil Dima Rousseff, de Uruguay, José Mújica, de Chile Sebastián Piñera, y el presidente de Perú, Ollanta Humala, quienes serán representan a la región.

Por otra parte el presidente de Taiwan, Ma Ying-jeou, y el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón y Grecia, formarán parte de tan importante acontecimiento, además de más de un millar de delegaciones, 250 de ellas del ámbito empresarial.- Previamente en ceremonia a realizarse en la sede del Congreso, el presidente saliente Federico Franco, representante del Partido Liberal, entregara el bastón de mando al titular del Congreso, el senador por el Partido Colorado, Julio Cesar Velázquez en sesión especial.

Vale aclarar las dudas que sobrevuelan Asunción al respecto de la no presencia de otros mandatarios de la región, es así que en la persona de Federico González, portavoz de la comisión — toma de posesión del nuevo mandatario– afirmó que se entregaron invitaciones a todas las representaciones diplomáticas con sede en Asunción, por caso, Venezuela retiró su delegación en julio pasado.

El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, trasmitió la inquietud de su país, ante la ausencia venezolana, sin embargo, con dudas al respecto, el vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, encabezaría la delegación.

Evo Morales, mandatario boliviano, será otro de los ausentes sin aviso, estará representado por su canciller David Choquehuanca, menester recordar que desde enero de 2011 , se refugia en Paraguay, Mario Cossio Cortes y su familia, destituido mientras encabezaba la gobernación de Tarija, comprobado ferréo opositor de Morales.

Ante el nuevo desafío, Paraguay, fiel a su tradición, no tengan dudas que saldrá victorioso, el pueblo, así lo espera.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA