Andinoamérica

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Luego de su ajustado triunfo sobre Keiko Fujimori, el presidente electo del Perú, Ollanta Humala inició una serie de visitas a mandatarios de la región, en la primera parte de su periplo visitó Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, en la segunda se reunirá con las presidentes de Bolivia, Ecuador, Colombia, Venezuela y EEUU.- antes de prestar el juramento de practica el 28 de julio en Lima. Luego de su ajustado triunfo sobre Keiko Fujimori, el presidente electo del Perú, Ollanta Humala inició una serie de visitas a mandatarios de la región, en la primera parte de su periplo visitó Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, en la segunda se reunirá con las presidentes de Bolivia, Ecuador, Colombia, Venezuela y EEUU.- antes de prestar el juramento de practica el 28 de julio en Lima.

Su visita al presidente Evo Morales merece resaltarse, pues condimentos más que interesantes para el analisis, hemos rescatado.

Analistas han puesto bajo la lupa el enfatico llamado del presidente electo peruano a revivir los sueños de reunificación de Perú y Bolivia.

A pocas horas de asegurar su victoria electoral,en la que revindicó la fortaleza del actual maodelo economico peruano Humala anunciaba explícitamente su alejamiento de Chávez – y de su alianza bolivariana para los pueblos de América, priorizando el pragmatismo y compromiso social en un claro mensaje direccionado a los gobiernos de Lula, Bachelet y Mujica.

La visita a Bolivia recreó el declarado compromiso de Ollanta Humala en trabajar por la reunificación de ambos países, como retrotaernos en el tiempo a aquellos de la fallida Confederación Perú-Boliviana resurge , apelando al etnicismo, a la unión de dos estados que comparten un patrón cultural, histórico y racial.Sin lugar a dudas , el deseo de unificar a Perú y Bolivia conduce inexorablemente al nacionalismo – y con ello – a la firme exclusión de otros que no ejecutan la misma partitura.

Sería saludable que Humala prestara suma atención a la que la eventual fusión peruano-boliviana, no solo excluiría a los estados que no compartan sus fronteras, las coincidencias étnicas y culturales no son garantía de concomitancia de intereses en un plano nada despreciable, como el económico.

Repasando la historia , los planes de reunificación de Perú y Bolivia no han contado con la aprobación masiva de sus propios destinatarios. La fallida Confederación Perú-Boliviana generó una gran división dentro de Perú, creándose un ejército restaurador entre el ejército chileno y soldados peruanos que se oponían a su creación. La derrota militar en la memorable Batalla de Yungay fue determinante a las pretensiones de quienes buscaban la unión del alto y bajo Perú.

Al momento y a casi doscientos años, a la politica de polarización y conflictiva que genera el gobierno de Evo habría que sumarle una incontada resistencia al interior de un país como Perú, en el que las zonas urbanas y rurales muestran comportamientos diametralmente opuestos sustentados por la globalización y el fortalecimiento del modelo económico peruano vigente.

No dudamos en que Humala fogonea un relato que mantenga el entusiasmo de una base electoral radical, pero robusta, clave para la conformación y sustentar la base parlamentaria de su gobierno. Esto obliga a países vecinos y con disputas limítrofes – como Chile – a adoptar una línea igualmente pragmática y entender una retórica más confrontacional – de parte del gobierno de Humala – simplemente como necesario para su propia viabilidad interna, en pocas palabras retroalimentación es su paradigma.-

El presidente electo de Perú, reivindicó en La Paz la Confederación Perúboliviana, el mayor proyecto político binacional que rigió entre 1832 y 1839 postulado por el presidente boliviano de entonces, Andrés de Santa Cruz, y que se fundó en la jurisdicción territorial que abarcó entre los siglos XVI al XVIII el colonial Virreinato de Lima y la Audiencia de Charcas, en los actuales territorios de ambos países sudamericanos.

Sueña Ollanta con la reunificación del Perú y Bolivia, que en algún momento esa línea fronteriza desaparezca y que vuelan a ser una misma nación, un solo país.-

Representantes de trabajadores, campesinos, fabriles, mineros y organizaciones sociales bolivianos ofrecieron a Humala, sentidos homenajes, en medio de exposiciones folclóricas autóctonas que el líder peruano reconoció también como propias de su cultura.

Humala acudió al recuerdo de la figura señera de Andrés de Santa Cruz que, derrotada la Confederación PerúBoliviana y derrocado del gobierno en medio de una conspiración internacional urdida por políticos del decimonónico boliviano, partió para Francia, donde murió en la pobreza.el electoi presidente agregó que este siglo es el siglo de América y particularmente de la región latinoamericana con un gran mercado de más de 400 millones de habitantes, prácticamente un idioma común, no es la región más pobre pero sí las más desigual

Andinoamérica tiene la oportunidad de desarrollarse en conjunto quiza sea esta la oportunidad historica, por el momento sólo deseos, promesas, palabras, palabras.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA