Televisa usa el Triple Play para arrebatar clientes a Telmex

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El negocio del triple play se ha consolidado como la base de crecimiento de Televisa frente a sus competidores. Con ofertas más baratas para que los clientes dispongan de servicios de televisión de pago, Internet y telefonía, la firma presidida por Emilio Azcárraga ha conseguido arrebatar más de 25.000 clientes a las operadoras locales de telefonía en el tercer trimestre. Una de las más afectadas ha sido el gigante Telmex, que ha perdido en este periodo 75.000 líneas. Carlos Slim observa con preocupación como sus usuarios apuestan por otra firma que, hasta que surgieron intereses encontrados, había sido su fiel aliada. El negocio del triple play se ha consolidado como la base de crecimiento de Televisa frente a sus competidores. Con ofertas más baratas para que los clientes dispongan de servicios de televisión de pago, Internet y telefonía, la firma presidida por Emilio Azcárraga ha conseguido arrebatar más de 25.000 clientes a las operadoras locales de telefonía en el tercer trimestre. Una de las más afectadas ha sido el gigante Telmex, que ha perdido en este periodo 75.000 líneas. Carlos Slim observa con preocupación como sus usuarios apuestan por otra firma que, hasta que surgieron intereses encontrados, había sido su fiel aliada.

El negocio del cable ha sido la fuente de para que la principal cadena de habla hispana consiga mantener sus ventas y beneficios durante la peor recesión que ha sufrido el país azteca desde la década de 1930.

Ambas compañías presentarán sus cuentas trimestrales esta semana. Mientras el beneficio de Televisa podría aumentar, los expertos aseguran que la pérdida de líneas telefónicas durante cuarto trimestre consecutivo podría llevar a las ventas de Telmex a caer un 3,8% hasta los 30.000 millones de pesos. El beneficio de la compañía controlada por Slim, podría haber caído, según las previsiones, un 10,6% en los últimos tres meses.

La relación de Telmex con el Gobierno de Felipe Calderón tampoco es la más deseada por la compañía, después de que las autoridades le denegasen la licencia para ofrecer servicios de televisión. Héctor Osuna, presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones, aseguraba el pasado mes de septiembre que la compañía “no ha cumplido con los requisitos para la interconexión con otros operadores”.

Lo cierto es que la buena relación entre Slim y Azcárraga se mantuvo mientras no se competía en los negocios. De pronto, Televisa podía dar el servicio de telefonía a través de Cablevisión, y Telmex podía dar servicios de televisión por el cable telefónico.

Los intereses encontrados terminaron por obligar a Slim a tomar distancia, personal y de negocios, de Televisa. Su lugar fue ocupado por su archirrival, Roberto Hernández, quien por su nivel de inversión, posee un asiento en el Consejo de Televisa.

Las intenciones de acelerar su acceso al triple play hicieron que Carlos Slim presionase para que modificaran el título de concesión, ya que pretendía que le permitieran transmitir televisión a través de sus redes telefónicas. Al mismo tiempo, el ingeniero comenzó algunos acercamientos con los proveedores de televisión por cable con la intención de comprarles.

Si los adquiría, Slim quitaba de en medio a quienes, con las nuevas reglas, podían dar telefonía por cable. Pero Televisa se anticipó la jugada y adquirió el control de Televisión Internacional (TVI), de Francisco González, en Monterrey. Y luego se lanzó hacia el 49% de Cablemás, el segundo proveedor de cable más importante de México.

El pasado mes de mayo, los tres operadores de cable controladas por Televisa iniciaron una asociación con el operador más grande del país, Megacable SAB, un movimiento que les ha permitido reducir los precios para los paquetes de triple play bajo la marca Yoo.

Pese a este telón de fondo, el futuro de este negocio aún no está definido. Telmex y Televisa aún cuentan con un amplio espacio para crecer a través de Internet, donde actualmente existen 7,1 líneas de alta velocidad por cada 100 habitantes, según cifras oficiales.

Telmex cerró el segundo trimestre de 2009 con 5,9 millones de suscriptores de alta velocidad de Internet, un 55% más respecto al año anterior. Televisa, aunque en un area más pequeña, registró un aumento del 18%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA