Monti se anticipó a la fiebre nacionalizadora de Cristina Fernández

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El primer ministro italiano, Mario Monti, envió una carta a Cristina Fernández de Kirchner en la que le expresó su preocupación por el futuro de las filiales de Endesa (propiedad de Enel) en Argentina y otras empresas italianas con participación estatal. El movimiento tuvo lugar unos días antes de que la Casa Rosada decidiera expropiar un 51% de YPF a Repsol. El primer ministro italiano, Mario Monti, envió una carta a Cristina Fernández de Kirchner en la que le expresó su preocupación por el futuro de las filiales de Endesa (propiedad de Enel) en Argentina y otras empresas italianas con participación estatal. El movimiento tuvo lugar unos días antes de que la Casa Rosada decidiera expropiar un 51% de YPF a Repsol.

A Italia le preocupa sobre todo que sus compañías de electricidad sufran también expropiaciones en el país latinoamericano. “Quiero poner bajo su atención [escribió Monti a la presidenta Cristina Fernandez de Kirchner], la apelación dirigida al gobierno argentino por el grupo Enel para que se cumplan las condiciones que permitan continuar operando en el país con las propias sociedades de generación y distribución eléctrica”.

En una dura y alarmada carta, conocida ayer a través del diario Milano Finanza, Monti pidió a la presidenta argentina que elimine la congelación de tarifas que enfrentan Edesur y Endesa, las dos empresas eléctricas propiedad de Enel (donde el Estado italiano tiene un 30% del capital), y las barreras a las importaciones de productos peninsulares. La situación es “perjudicial para todos” y podría “complicar y desalentar” las relaciones bilaterales, agregó el primer ministro italiano.

Las sociedades Edesur y Endesa Costanera son filiales de Endesa. Ambas sociedades acumularon 150 millones de dólares de pérdidas el año pasado.

“Como sabrá, las sociedades Edesur y Endesa Costanera sufren problemas de liquidez que podrían conducirlas en breve a la insolvencia”, agregó Monti, que afirmó que “Enel tiene intenciones de proseguir sus inversiones en la Argentina, ayudando al crecimiento del país”.

Según la prensa italiana, a Monti también le preocupa el futuro de la petrolera Eni en el país, que controla con E.ON la compañía Ecogas. También Telecom, matriz de Telecom Argentina, Italia tendrá que lidiar con la política de Cristina Fernández. El próximo 27 de abril, la compañía de telecomunicaciones decidirá que hace con su política de retribución al accionista después de que el Gobierno argentino haya instado a las empresas extranjeras a que sus filiales en el país no paguen dividendos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA