Los transportistas ecuatorianos posponen una huelga contra Correa hasta después del referéndum

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente ecuatoriano Rafael Correa puede respirar tranquilo, aunque por poco tiempo. El conflicto con el sector del transporte público y de carga desatado por el aumento de las multas viales que prevé la nueva Ley de Tránsito puede reactivarse tras el referéndum del 7 mayo. Así lo han confirmado los transportistas, que esta semana decidieron no llevar a cabo la huelga que venían planeando para el lunes pasado pero que, han anunciado, sí se llevará a cabo después de la consulta popular del próximo mes. El presidente ecuatoriano Rafael Correa puede respirar tranquilo, aunque por poco tiempo. El conflicto con el sector del transporte público y de carga desatado por el aumento de las multas viales que prevé la nueva Ley de Tránsito puede reactivarse tras el referéndum del 7 mayo. Así lo han confirmado los transportistas, que esta semana decidieron no llevar a cabo la huelga que venían planeando para el lunes pasado pero que, han anunciado, sí se llevará a cabo después de la consulta popular del próximo mes.

El paro anunciado por el transporte público y de carga para esta semana finalmente fue aplazado para evitar que fuera calificado de político y de instrumento de la oposición, ya que estaba programado a pocos días del referéndum convocado para el 7 mayo.

Los transportistas se oponen a la citada ley defendida por Correa ya que incrementa las penas por las infracciones en el transporte (lo que incluiría la posibilidad de que al conductor le fuera retirado su permiso de conducción), pero al ser un tema que no está presente en el referéndum popular del 7 de mayo, en el que los ecuatorianos están llamados a dar su opinión sobre algunos temas sociales, entre ellos la reforma de la justicia, los convocantes han decidido dar un respiro al presidente, aunque mantienen su predisposición a seguir con las protestas después de la cita con las urnas.

El aplazamiento “es para demostrar que no somos un movimiento político”, ha declarado Ricardo Onofre, presidente de la Federación de Chóferes Profesionales de Ecuador, convocante de la huelga.

Correa había afirmado por su parte que el paro podía tener vínculos con la oposición al celebrarse a pocos días del referéndum popular, lo que finalmente ha convencido a los huelguistas a aplazar el paro para librarse de tales acusaciones. Ahora, aunque se muestra receloso, el presidente ecuatoriano ha declarado que agradece “a los dirigentes del transporte, a los pocos que seguían con este absurdo de la medida de hecho por, al menos, haber reflexionado y pensarlo para después del 7 de mayo”, lo que considera “un signo de responsabilidad”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA