Los productores brasileños de etanol se comprometen a cumplir las leyes de Lula

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Unión de la Industria de la caña de azúcar de Brasil (Unica) ha anunciado que podrá cubrir la producción estimada de etanol para el año que viene, pese a las abundantes lluvias registradas en Brasil y que han perjudicado a las cosechas de este producto. Se facilita así la intención de Lula de alcanzar una mezcla del 25% a la gasolina . La Unión de la Industria de la caña de azúcar de Brasil (Unica) ha anunciado que podrá cubrir la producción estimada de etanol para el año que viene, pese a las abundantes lluvias registradas en Brasil y que han perjudicado a las cosechas de este producto. Se facilita así la intención de Lula de impulsar los combustibles renovables su país.

El gobierno brasileño fijó hace más de dos años que la gasolina debería llevar el 25% de etanol en su composición, para aprovechar la bajada en los precios del combustible derivado del azúcar y facilitar así un descenso en el precio final en las gasolineras. Sin embargo, de cara al 2010 se temía que la producción de caña no llegase para seguir esta medida ya que el cultivo se ha encarecido en los últimos meses y el tiempo no ha acompañado. El presidente de Unica, Marcos Yank, ha barajado unas pérdidas que pueden alcanzar los 3.000 millones de reales a causa de las lluvias.

Finalmente, el director técnico de Unica ha confirmado que sí se podrá cubrir ese porcentaje fijado por Lula ya que cuentan con depósitos de reservas. Además las exportaciones del producto han caído, por lo que Brasil cuenta con la mayoría de su producción de etanol para consumo interno.

Este contexto puede cambiar en 2011; año en el que la Unión de la Industria de la caña de azúcar planea aumentar al doble las exportaciones del aceite de caña.

El etanol es un compuesto químico que puede utilizarse como combustible, bien solo, o bien mezclado en cantidades variadas con gasolina, y su uso se ha extendido principalmente para reemplazar el consumo de derivados del petróleo. Brasil es el segundo productor mundial de este producto.

La utilización de combustibles renovables ha centrado el discurso de la delegación brasileña que participa estos días en la Cumbre del Cambio Climático, que centrará en Copenhague las visiones más respetuosas con el medioambiente hasta el próximo viernes.

Pero no se trata de la única propuesta del gobierno de Lula para aprovechar las posibilidades energéticas que ofrece la caña de azúcar. Petrobrás ha anunciado que el día 21 de diciembre iniciará las pruebas a nivel comercial de una turbina inédita en el mundo que genera electricidad a partir de etanol en sus instalaciones de Juiz de Fora, municipio en el estado de Minas Gerais.

Dicha iniciativa hará que Brasil se convierta en el primer país del mundo que produzca energía con este vegetal. La turbina necesaria tiene capacidad para generar 45 megavatios y fue adaptada por la multinacional General Electric (GE) para operar tanto con gas como con etanol. Con esta última sustancia estará en periodo de prueba 3 meses, en los que se evaluarán tanto el desempeño de la turbina con el nuevo combustible como sus emisiones de gases contaminantes y la viabilidad económica del proyecto.

Desde el gobierno brasileño han indicado que pese a que el etanol en este momento es un carburante más costoso que el gas para producir electricidad, se trata de una alternativa a los combustibles fósiles que estará a disposición en caso de que se necesite y que podrá beneficiarse de los proyectos de incentivo a la reducción de las emisiones contaminantes.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA