Los inversores europeos reclaman mayor seguridad jurídica para apostar por Latinoamérica

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Inversores, analistas y empresas reclaman una mayor seguridad jurídica para la entrada de capitales extranjeros en Latinoamérica. En medio de una crisis que adelgaza cada vez más sus carteras a este lado del Atlántico, los actores del mercado europeo piden al unísono garantías de protección para animarse a ‘saltar el charco’ o apostar con más fuerza por la pujante región. Inversores, analistas y empresas reclaman una mayor seguridad jurídica para la entrada de capitales extranjeros en Latinoamérica. En medio de una crisis que adelgaza cada vez más sus carteras a este lado del Atlántico, los actores del mercado europeo piden al unísono garantías de protección para animarse a ‘saltar el charco’ o apostar con más fuerza por la pujante región.

Estas reclamaciones han sido una de las líneas fundamentales en las que se han centrado varias de las intervenciones que han tenido lugar en el 14º Foro Latibex, organizado por Bolsas y Mercados Españoles (BME) como punto de encuentro entre inversores y compañías de España y Latinoamérica. Y es que, como se ha destacado en el encuentro, son muchas las dudas suscitadas al respecto tras la reciente oleada de expropiaciones en la región.

En este sentido, uno de los ponentes más críticos al respecto en este Foro ha sido Nemesio Fernández-Cuesta, director de Operaciones de Repsol. El directivo de la petrolera española afirmó al referirse a los todavía recientes acontecimientos con su antigua filial YPF en Argentina que “ni siquiera es una expropiación, nos han echado y a día de hoy todavía no tenemos noticia de cuánto nos van a pagar”. Algo que, a su juicio y el de buena parte de los expertos congregados en el citado encuentro, no debería ocurrir en ningún país que quiera atraer capitales extranjeros.

Otra de las voces que con más fuerza se alzó en el Foro Latibex contra los bandazos regulatorios de algunos países latinoamericanos fue Octavio de Barros, jefe de Estudios del brasileño Banco Bradesco. El financiero criticó el intervencionismo con que Dilma Rousseff ha arrancado su mandato en áreas como la energía, de vital importancia para canalizar inversiones foráneas, en su opinión. Dado que la pujante economía brasileña cada vez parece crecer más lentamente, animó a la presidenta carioca a cambiar de política cuanto antes en una suerte de guiño al mercado.

La también española Red Eléctrica (REE) también ha sufrido en su balance recientemente otra expropiación, la de su filial boliviana Transportadora de Electricidad (TDE). Es así que buena parte de los ponentes han apuntado al sector energético como el que más inseguridad jurídica reviste hoy por hoy en Latinoamérica. Destacando el menor riesgo de que gozan las inversiones en compañías de corte industrial y financiero en la región. Sin embargo, muchas de ellas también se ven sometidas a normas que limitan la repatriación de dividendos. Este es, según los analistas que se han ido dando cita en el Foro, uno de los puntos más atractivos para que una compañía europea, asiática o norteamericana decida entrar en el capital de Latinoamérica.

El tema de la seguridad jurídica también fue otro de los puntos que centraron el debate en la mesa ‘Latinoamérica vista desde los medios de comunicación: mitos y realidades’, en la que participó Carlos Humanes, director de EL BOLETÍN. Varios compañeros de profesión se unieron a él al apuntar que la inversión española y la atención de los medios económicos se dirigen principalmente a los grandes países de la región porque son los que gozan de mayor seguridad jurídica y, por tanto, de mejor transparencia de mercado y potencial humano y de capitales.

Los menos aplicados en este sentido, como México en el tema de permitir inversores extranjeras en el petróleo, han sido llamados en repetidas ocasiones en este Foro a aplicar las reformas necesarias para ponerse guapas de cara a los inversores no residentes. De otro modo, han comentado varios ponentes, perderán buena parte de su potencial por el fundamentado miedo de los inversores.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA