Los fondos latinoamericanos, última esperanza de las cajas para apuntalar sus salidas a Bolsa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La falta de apetito de los inversores europeos por acudir a la cada vez más próxima salida a Bolsa de dos de las ‘nuevas cajas’ españolas ha encontrado su antídoto en algunos fondos de inversión de Latinoamérica que sí se han lanzado con más entusiasmo a las ofertas de suscripción de estas próximas inquilinas del Mercado Continuo. La falta de apetito de los inversores europeos por acudir a la cada vez más próxima salida a Bolsa de dos de las ‘nuevas cajas’ españolas ha encontrado su antídoto en algunos fondos de inversión de Latinoamérica que sí se han lanzado con más entusiasmo a las ofertas de suscripción de estas próximas inquilinas del Mercado Continuo.

Fuentes del mercado próximas a las operaciones de captación de fondos para los debuts bursátiles de Bankia y Banca Cívica han confirmado a EL BOLETÍN la participación de fondos latinoamericanos en el futuro capital cotizado de estas compañías. Su entrada podría solventar en parte, la falta de apetito que los expertos palpan entre los inversores españoles y europeos, que recelan de todo el sector financiero ante la difícil situación en que se encuentra Grecia y que parece no tener una solución a corto plazo claramente definida.

Tras el interés de estos fondos, parece estar también la previsión de que los bancos cotizados de las nuevas cajas podrían apostar a medio plazo por su expansión hacia la región latinoamericana; una posibilidad que se viene barajando desde que comenzara el proceso de fusiones en el sector financiero español. En Latinoamérica, dicen los expertos, su implantación sería más sencilla que en otras regiones con menos similitudes con el mercado español.

Además, destacan los analistas, la presencia en el subcontinente de entidades españolas tan reconocidas como BBVA y Santander brinda a los inversores latinoamericanos un conocimiento del sector bancario nacional que los hace más favorables a entrar en las ‘nuevas cajas’. Un modelo de negocio, por otra parte, poco conocido en muchos países europeos en los que Bankia y Banca Cívica han desplegado todas sus virtudes en sus respectivos ‘roadshows’.

Junto a este desconocimiento, se une la desconfianza generalizada en la banca periférica, que sufre en los parqués del Viejo Continente el golpeo de la prima de riesgo con cada noticia que llega desde Atenas. Esta falta de apetito inversor se pudo constatar también en el debut de CaixaBank, el banco cotizado de la Caixa. A pesar de haber recibido las alabanzas de analistas y agencias de ‘rating’ por su solidez frente a otras ‘nuevas cajas’ cerró su primera sesión cotizada con pérdidas del 1,10%.

Los analistas repiten como un mantra que el futuro de las cajas en Bolsa no se esclarecerá hasta que las dudas sobre Grecia se disipen y nadie se atreve a pronosticar si ese momento llegará antes o después de la cita de las nuevas entidades con la Plaza de la Lealtad el próximo día 20. Mientras tanto, ambas firmas apuran el calendario para colocar acciones entre sus clientes y fondos inversores como los latinoamericanos, que gozan de una menor exposición a la deuda europea que los europeos que parecen, por esta causa, los más recelosos con los debuts que llegarán este mismo mes.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA