Los enredos familiares amargan la presidencia de Humala

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“La familia de Humala se está convirtiendo en la quinta columna del Gobierno”, aseguró el ex primer ministro del país, Yehude Simon y así parece que ocurre, ya que en los más de cien días que Ollanta Humala lleva como presidente del país, se ha hablado más de su controversial familia, que de temas propios de la política. “La familia de Humala se está convirtiendo en la quinta columna del Gobierno”, aseguró el ex primer ministro del país, Yehude Simon y así parece que ocurre, ya que en los más de cien días que Ollanta Humala lleva como presidente del país, se ha hablado más de su controversial familia, que de temas propios de la política.

La familia de Humala es cuanto menos pintoresca. Uno de sus hermanos, Antauro, esta en la cárcel por asaltar una comisaría en 2005 con un grupo de hombres armados y pretender la renuncia del entonces presidente, Alejandro Toledo, y la restitución de la Constitución de 1979. Durante el asalto murieron cuatro policías. Desde que Humala subió al poder mucho se ha hablado de la posibilidad de que utilizase su influencia para sacarle de la cárcel, pero esto no ha ocurrido, y el presidente peruano ha asegurado que su hermano permanecerá en la cárcel hasta cumplir con su condena.

Por otro lado, está el padre, Isaac Humala, que desde hace unas semanas acusa a su hijo de haber cambiado radicalmente su postura con respecto a la política minera del país. “Durante la campaña mi hijo tenía un discurso distinto al de ahora, dijo inclusive que revisaría los contratos mineros, pero nada de eso se dio hasta el momento”, aseguró el padre, avisando a su hijo de que va camino al «suicidio político».

En este ‘sarao’ familiar también se encuentra una prima del presidente peruano, Liliana Humala que ha sido acusada de utilizar sus influencias dentro de la Policía para desalojar el Camal de Yerbateros, y favorecer así a uno de sus clientes, ya que Liliana es abogada.

Todo ello, junto con el supuesto caso de corrupción del vicepresidente Omar Chehade, ha hecho que la popularidad del presidente haya descendido seis puntos en el último mes y se sitúe en un 56%, según la última encuesta publicada por Ipsos Apoyo Opinión y Mercado.

Esto ha hecho que en la actualidad Humala sea más conocido por las actividades de su familia, que por su propia actividad como presidente de Perú.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA