Los constructores venezolanos acusan a Hugo Chávez de falsear las estadísticas de las viviendas públicas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El programa de viviendas sociales puesto en marcha este año por el presidente venezolano Hugo Chávez, conocido con el nombre de Gran Misión Vivienda, no ha cumplido sus objetivos. En eso todos coinciden. El problema es que los constructores privados venezolanos acusan al mandatario de haber falseado las estadísticas para que el fracaso cosechado no sea tan espectacular. El programa de viviendas sociales puesto en marcha este año por el presidente venezolano Hugo Chávez, conocido con el nombre de Gran Misión Vivienda, no ha cumplido sus objetivos. En eso todos coinciden. El problema es que los constructores privados venezolanos acusan al mandatario de haber falseado las estadísticas para que el fracaso cosechado no sea tan espectacular.

Los últimos datos sobre el plan Gran Misión Vivienda, iniciado por el presidente de Venezuela en abril del 2011, han estipulado que el número de unidades construidas no alcanza la cifra inicial de 153.549 que se pretendía abarcar para finales de este año.

El problema ha surgido al comparar el número de viviendas que cada organismo asegura que existen. Mientras que Hugo Chávez ha indicado que había construido 125.644 habitáculos y que se prevé aumentar la cifra hasta finales de esta semana en 15.000 unidades más. Por otra parte, los empresarios privados han sostenido que las cifras reales son únicamente de 70.000 edificaciones distribuidas al pueblo venezolano.

Las cifras oficiales son cuestionadas tanto por los constructores como por algunos políticos. El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, Aquiles Martini, ha lamentado que las casas nuevas que terminarán representan el 45,6% del total que prometió Chávez.

La falta de materiales para la construcción de un número tan elevado de viviendas, denunciado por la Cámara Venezolana de la Construcción a principios de diciembre, es uno de los muchos argumentos que hacen sospechar sobre la falsedad en las cifras oficiales.

Los enfrentamientos en torno a las estadísticas no es el único problema que ha rodeado la Gran Misión Vivienda de Chávez. Ante una posible especulación de los inquilinos de los hogares públicos, el ministro de Vivienda y Hábitat, Ricardo Molina, ha asegurado que las edificaciones no podrán ser vendidas a terceros

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA