Los campesinos frenan la expansión del sector petrolero en Colombia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En el último año, las quejas de los agricultores que viven en las áreas de exploración y producción de hidrocarburos en Colombia han ido en aumento. Éstos no quieren que su territorio quede invadido por infraestructuras petroleras. Las protestas llegan en el peor momento para el Gobierno colombiano. Las arcas del Estado necesitan una rápida inyección de ingresos, por lo que esperaban recibir un dinero extra de las inversiones del ‘oro negro’. En el último año, las quejas de los agricultores que viven en las áreas de exploración y producción de hidrocarburos en Colombia han ido en aumento. Éstos no quieren que su territorio quede invadido por infraestructuras petroleras. Las protestas llegan en el peor momento para el Gobierno colombiano. Las arcas del Estado necesitan una rápida inyección de ingresos, por lo que esperaban recibir un dinero extra de las inversiones del ‘oro negro’.

Colombia teme que las protestas de los agricultores dejen en ‘stand by’ una inversión petrolera de 15.000 millones de euros. El país había comenzado a elevar sus reservas de crudo, después de comprobar los beneficios económicos que le reporta el sector de los hidrocarburos. En 2002, las condiciones de seguridad mejoraron y aportó confianza a las petroleras internacionales para instalarse en la región. Un factor que condicionó, desde entonces, a que la nación andina haya recibido más de 16.000 millones de dólares (11.597 millones de euros) en inversiones de este tipo.

Se trata de un sector que ha ido ganando más peso en la economía colombiana. De hecho, ha llevado al país a convertirse en el cuarto mayor productor latinoamericano de petróleo, por detrás de Venezuela, México y Brasil. Sin embargo, estas buenas cifras podrían caer en picado. Expertos del sector indicaron que las protestas podrían retrasar y aumentar los costes de las labores de exploración, fundamentalmente para impulsar las reservas petroleras, que hasta el día de hoy únicamente cubren la demanda hasta el año 2021.

Las petroleras se enfrentan a una dificil situación. No sólo deberán sortear las quejas de los campesinos, sino también esquivar las trabas medioambientales. El Gobierno de Colombia tiene en juego 6.700 millones de dólares (4.741 millones de euros) en inversiones petroleras. La lentitud de los organismos pertinentes para que las empresas del sector de los hidrocarburos obtengan las licencias medioambientales ha frenado la inversión petrolera. Estos recursos corresponden a casi 100 proyectos, entre exploración, producción y transporte de crudo.

Estas operaciones estarían paradas debido al trámite de obtención de licencias ambientales en el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, según los datos que ha proporcionado la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP). Esta situación supone al Gobierno colombiano una pérdida de 228 millones de dólares (161 millones de euros) al mes por concepto de la renta por producción de petróleo y de seis millones de dólares (4.245 millones de euros) mensuales por la producción de gas natural.

En lo que va de año, sólo se han resuelto de manera favorable un total de 66 procesos, de 164. La situación, que mantiene en vilo a los petroleros, podría empeorar, ya que de continuar la demora en los trámites, la cifra final de solicitudes en el 2011 llegue a 270. Y, por el momento, parece que no vaya a mejorar. Durante estos días se adelantará la separación de los ministerios de Ambiente y Vivienda, lo que traerá un período de transición que acentuará los retrasos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA