Las Universidades venezolanas se unen para solicitar la reconciliación nacional

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los rectores de las universidades venezolanas denuncian estos días la situación de división nacional que vive Venezuela. Con el fin de propiciar el entendimiento, ofrecieron al país, los pasados 23 y 24 de junio en la sede del Rectorado de la Universidad de Carabobo, en Valencia, Estado Carabobo, el llamado “Proyecto Bicentenario: camino al consenso con rumbo a la unión nacional”. Los rectores de las universidades venezolanas denuncian estos días la situación de división nacional que vive Venezuela. Con el fin de propiciar el entendimiento, ofrecieron al país, los pasados 23 y 24 de junio en la sede del Rectorado de la Universidad de Carabobo, en Valencia, Estado Carabobo, el llamado “Proyecto Bicentenario: camino al consenso con rumbo a la unión nacional”.

El que sigue es el comunicado que facilitaron a los medios de comunicación. “Las Universidades tienen el compromiso moral y la obligación legal de orientar doctrinal y conceptualmente a la nación en el manejo de sus problemas. Es un imperativo de la razón, pero también un mandato del corazón……..

Para ello, cuentan con su reserva intelectual y espiritual, su reconocimiento y su comunidad; incluida en rol relevante su población estudiantil, históricamente ligada, incluso al costo del sacrificio, a la independencia, la libertad, la democracia y el desarrollo republicano, desde la jornada del 12 de febrero de 1814, hasta las luchas recientes, por los derechos y libertades democráticas básicas.

Su intelecto, su espíritu, su solvencia y su disposición a la lucha libertaria los pone al servicio de la más ingente tarea cultural, social, política e institucional del momento actual: recuperar la unión nacional para sellar un consenso nacional durable dirigido al rescate del país del estado preocupante de disolución de las normas básicas de convivencia y al establecimiento de un modelo de país incluyente, garantizado por la suscripción intencional de un conjunto de propósitos y contenidos inspirados en un país productivo exitoso, la honra de los derechos humanos fundamentales y la garantía de estabilidad social y paz.

Las Universidades, por intermedio de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (AVERU) ofrecieron al país, los pasados 23 y 24 de junio en la sede del Rectorado de la Universidad de Carabobo, en Valencia, Estado Carabobo, el llamado “Proyecto Bicentenario: camino al consenso con rumbo a la unión nacional”. Aporte de la tricentenaria universidad venezolana, con motivo de los 200 años del nacimiento de la República, concebido como espacio para la comparecencia de ideas y proyectos que permitan la construcción de una Venezuela próspera, segura, solidaria, propietaria y emprendedora.

El diseño conceptual para el desafío que se propone es explícito:

1) Debe orientarse al colectivo nacional, lo más extensamente concebido. Todos sin excepción, deben sentirse honrados por lo que se proponga. 2) Las propuestas deben apuntar al éxito nacional, el reto productivo, la honra de los derechos fundamentales, la recuperación de la confianza, la gobernabilidad democrática y otros atributos. Y 3) su orientación debe ser al largo plazo.

Para ello, unos enunciados o un programa de gobierno no bastan. Lo que se haga en los próximos años debe ser, no para transitar el lapso de una gestión de gobierno, sino para asentar estratégicamente, sobre bases firmes, un proceso de consolidación democrática, aparejado con una transformación económica permanente en el camino de la prosperidad. Venezuela ya conoció triunfos efímeros, los cuales, como resulta evidente, no llevaron al éxito nacional esperado. Por ello, no caben el carisma o la inspiración personal, como únicos ingredientes; sino, más bien, la organización, la dirección moderna y el trabajo inspirado de todo su colectivo.

Son necesarios algunos términos-clave: consenso nacional durable –o sea, un acuerdo al largo plazo, más allá de los líderes y partidos-, un diseño o modelo de país, expresado en un Proyecto Nacional de Paz y Progreso, unas condiciones sociales e institucionales para avanzarlo –con fuerte acento en el control ciudadano de la acción del sistema político- y unos contenidos propiciadores para ello.

Nos hemos encontrado, en diversos momentos y realidades, con planteamientos orientados a lo que exigimos: visiones compartidas de país, proyectos nacionales de desarrollo, pactos sociales y de gobernabilidad, transiciones democráticas intencionalmente dirigidas a una consolidación posterior, iniciativas constituyentes consensuales y proyectos políticos nacionales. Todos, con obstáculos, riesgos y acechanzas; pero dirigidos a un fin cercano al buscado. Manejados aislada o combinadamente; pero sin pérdida de su esencia de soluciones nacionales de largo plazo.

El país confronta, en razón de su crisis económica, política y social un entorno con un doble atributo: una dura exigencia de asertividad en los fines y tareas a considerar y la garantía de un elemento cohesionador, distinto al liderazgo individual……..

La merma del fuerte elemento polarizador de los últimos años: el tipo de liderazgo gubernamental y su modelo de manejo político desafiante, dentro de una realidad geopolítica complicada, abren la posibilidad a escenarios, que pueden ir desde riesgos de radicalización política, hasta posibilidades de situaciones de negociación entre sectores hasta ahora enfrentados, pasando por una prolongación de las actuales condiciones de incertidumbre y riesgos sobre el presente y el futuro nacional.

El liderazgo institucional, en ausencia o desgaste de la galvanización presente, podría derivar a la dispersión y la conformación de agendas disímiles, en un modelo de política montado sobre competitividad perversa y división nacional, causantes de los males actuales. Venezuela no admite más centrifugación de sus afanes nacionales. Ante el riesgo de dispersión del liderazgo institucional, el único elemento aceptable, como aglutinante, es el ACUERDO sobre una AGENDA NACIONAL DURABLE.

Las Universidades Nacionales, con el “Proyecto Bicentenario de Unión Nacional”, aspiran promover y establecer un rumbo necesario y pertinente que permita trabajar mancomunadamente esta agenda nacional durable; en el cual encontraremos cabida a nuestras coincidencias, discutiremos nuestras discrepancias con madurez, sentido patriótico y conciencia de futuro. El proyecto dibujará en forma consensual una Venezuela posible; la cual, más allá de un sueño, es una imperiosa necesidad. Venezuela puede y lo merece, es el momento de tomar la palabra y construir el presente y futuro de la patria.”

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA