Las trabas medioambientales frenan la inversión petrolera en Colombia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno de Colombia tiene en juego 6.700 millones de dólares (4.741 millones de euros) en inversiones petroleras. La lentitud de los organismos pertinentes para que las empresas del sector de los hidrocarburos obtengan las licencias medioambientales ha frenado la inversión petrolera. Estos recursos corresponden a casi 100 proyectos, entre exploración, producción y transporte de crudo. El Gobierno de Colombia tiene en juego 6.700 millones de dólares (4.741 millones de euros) en inversiones petroleras. La lentitud de los organismos pertinentes para que las empresas del sector de los hidrocarburos obtengan las licencias medioambientales ha frenado la inversión petrolera. Estos recursos corresponden a casi 100 proyectos, entre exploración, producción y transporte de crudo.

Estas operaciones estarían paradas debido al trámite de obtención de licencias ambientales en el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, según los datos que ha proporcionado la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP). Esta situación supone al Gobierno colombiano una pérdida de 228 millones de dólares (161 millones de euros) al mes por concepto de la renta por producción de petróleo y de seis millones de dólares (4.245 millones de euros) mensuales por la producción de gas natural.

En lo que va de año, sólo se han resuelto de manera favorable un total de 66 procesos, de 164. La situación, que mantiene en vilo a los petroleros, podría empeorar, ya que de continuar la demora en los trámites, la cifra final de solicitudes en el 2011 llegue a 270. Y, por el momento, parece que no vaya a mejorar. Durante estos días se adelantará la separación de los ministerios de Ambiente y Vivienda, lo que traerá un período de transición que acentuará los retrasos.

Hace dos años, una licencia ambiental, incluso con solicitud adicional de información, tardaba alrededor de seis meses, pero ahora tarda un año. Y en cuanto a las modificaciones en dichos permisos, en el 2009 no se demoraban más de cuatro meses, pero ahora las compañías deben esperar hasta diez meses.

De momento ninguna empresa ha renunciado a las inversiones, pero la realidad refleja que se han acentuado otro tipo de problemas. Por ejemplo, no se han podido ejecutar los presupuestos asignados por las casas matrices, lo que significa que a corto plazo sí puede incidir en los valores que éstas asignan para su filial colombiana. Además, hay compañías que ya tenían los pozos para perforar y no pudieron hacerlo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA