Las empresas latinoamericanas aprovechan el apetito por su deuda para aplazar sus salidas a Bolsa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Muchas compañías latinoamericanas no se deciden a dar el salto a la Bolsa, no sólo por la compleja situación económica global, sino porque han encontrado una buena alternativa en los mercados mayoristas de deuda, donde las empresas consiguen financiación en un escenario de creciente restricción del crédito bancario. Muchas compañías latinoamericanas no se deciden a dar el salto a la Bolsa, no sólo por la compleja situación económica global, sino porque han encontrado una buena alternativa en los mercados mayoristas de deuda, donde las empresas consiguen financiación en un escenario de creciente restricción del crédito bancario.

Las empresas chilenas, por ejemplo, podrían cerrar este año con emisiones de deuda valoradas en 4.000 millones de dólares, según apunta la agencia Reuters.

En 2011, de las 10 compañías que planeaban debutar en la Bolsa de Santiago de Chile, sólo cuatro lo hicieron finalmente debido al agravamiento de las tensiones en la zona del euro. Ahora, los expertos creen que las compañías que postergaron sus planes preferirán recurrir a otras alternativas. Este es el caso de Agrosuper, que tras dar todos los pasos para saltar al parqué, decidió echarse a atrás y prefirió emitir en diciembre 215 millones de dólares en bonos con vencimiento dentro de 21 años.

Su caso no es el único. Hay muchas más empresas y las emisiones de bonos se han acelerado después de que Chile colocara en septiembre deuda soberana con unos tipos de interés históricamente bajos para el país y cualquier otro emisor latinoamericano.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, dijo que el objetivo de la operación fue, entre otros, proporcionar un referencial que permitiera a las empresas chilenas acceder a una financiación más barata para sus proyectos de inversión.

La situación en Perú es similar, con dos compañías que han emitido bonos recientemente tras la venta de deuda soberana de 1.100 millones de dólares. A fines de enero la minera Volcan colocó deuda a 10 años por 600 millones de dólares, y la firma agroindustrial Camposol hizo lo propio con papeles a cinco años por 125 millones de dólares.

También ocurre lo mismo en Brasil. En las pocas semanas que llevamos de año, las empresas han emitido deuda corporativa valorada en 15.000 millones de dólares, según los datos de RBS Securities que recoge Reuters.

Además, el mercado brasileño aún no termina de digerir la enorme oferta de acciones por 70.000 millones de dólares que la petrolera estatal Petrobras realizó en septiembre del 2010, el mayor debut bursátil del mundo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA