La educación colombiana entra en conflicto

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los estudiantes colombianos siguen los pasos de los chilenos con la celebración de la tercera marcha nacional en contra de una reforma educativa, propuesta por el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos el pasado 3 de octubre, sin haber sido consensuado por la comunidad universitaria. Más de 200.000 estudiantes marchan en distintas ciudades del país. Los estudiantes colombianos siguen los pasos de los chilenos con la celebración de la tercera marcha nacional en contra de una reforma educativa, propuesta por el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos el pasado 3 de octubre, sin haber sido consensuado por la comunidad universitaria. Más de 200.000 estudiantes marchan en distintas ciudades del país.

Esta movilización se realiza a pesar de que el Gobierno colombiano anunció ayer la intención de retirar el próximo martes la ley que pretendía reformar la educación. La ministra de Educación de Colombia, María Fernanda Campo ha asegurado que el Ejecutivo iniciará las negociaciones con las asociaciones de estudiantes para realizar una propuesta común.

Horas antes, Santos condicionó la retirada del proyecto de educación a que los estudiantes regresen como muy tarde el próximo martes a clase, ya que éstos entraron el 12 de octubre en un paro indefinido. 30 de las 32 universidades públicas del país se encuentran paralizadas.

«El Congreso y el Gobierno estamos dispuestos a retirar el proyecto y a iniciar un diálogo constructivo, un diálogo democrático, siempre y cuando vuelvan los estudiantes a clase», declaró el mandatario colombiano.

Los universitarios colombianos declaran que el proyecto de reforma educativa atenta contra la financiación de las instituciones, afecta su autonomía, pone en riesgo la calidad de la enseñanza y «reduce la educación a un mercancía». Mientras que el presidente colombiano alega su iniciativa garantiza más recursos económicos para el sector, así como, una mayor calidad educativa. Uno de los puntos con mayor controversia es que las universidades dejaran de ser públicas o privadas, para convertirse en mixtas.

El próximo sábado se reunirán los representantes del movimiento estudiantil en la Universidad Nacional en Bogotá para decidir si aceptan, rechazan o condicionan la oferta del gobierno.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA