La candidatura de López Obrador, un jarro de agua fría para la izquierda moderada de México

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Andrés Manuel López Obrador ha vencido los comicios de la izquierda del país y se ha convertido en el candidato a las elecciones presidenciales del próximo mes de julio. Su elección no ha sido muy celebrada por la izquierda, ya que López Obrador ya se presentó en 2006 para ser candidato a la Presidencia y, por lo tanto, no implica un cambio para este brazo político del país. Andrés Manuel López Obrador ha vencido los comicios de la izquierda del país y se ha convertido en el candidato a las elecciones presidenciales del próximo mes de julio. Su elección no ha sido muy celebrada por la izquierda, ya que López Obrador ya se presentó en 2006 para ser candidato a la Presidencia y, por lo tanto, no implica un cambio para este brazo político del país.

«En el PRI hemos analizado y los candidatos que más nos convienen son El Peje (Andrés Manuel López Obrador) por el PRD y Josefina Vázquez Mota, por el PAN. A nosotros nos conviene ese escenario», afirmó Manlio Fabio Beltrones, miembro del PRI. “Andrés Manuel, al atraer parte del voto anticalderonista afectará mucho más al PAN, mientras que no tocará el voto de nuestro partido”, subrayó Beltrones..

Según estas declaraciones, la designación de López Obrador como líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD) preocuparía más al Partido de Acción Nacional (PAN), ya que con su designación podría ser relevado de su puesto como segunda fuerza nacional.

Sin embargo, Ernesto Cordero, aspirante panista a la candidatura presidencial, ha declarado que “cree que Acción Nacional es un partido ciudadano que convence, que tiene resultados, es un partido que ya le ganó a Andrés Manuel; entonces, yo no me preocuparía demasiado por él”.

Las seis promesas electorales del líder del PRD son generar empleo, llevar a cabo un plan de austeridad para reducir el gasto del Gobierno, realizar una reforma fiscal, no aumentar impuestos ni crear nuevos, no permitir la existencia de los monopolios y un cambio en la política económica, mientras que el priista es «más de lo mismo».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA