Humala manda a la Fuerzas Armadas a Cajamarca para solucionar el conflicto minero

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno peruano ha declarado el estado de emergencia en cuatro provincias del departamento de Cajamarca, en donde se desarrollan las protestas indígenas en contra de un proyecto minero que fue suspendido la semana pasada, y como consecuencia las Fuerzas Armadas del país han llegado a la región para ‘controlar’ las manifestaciones. El Gobierno peruano ha declarado el estado de emergencia en cuatro provincias del departamento de Cajamarca, en donde se desarrollan las protestas indígenas en contra de un proyecto minero que fue suspendido la semana pasada, y como consecuencia las Fuerzas Armadas del país han llegado a la región para ‘controlar’ las manifestaciones.

Ollanta Humala ha decidido enviar a las Fuerzas Armadas a la zona para que ayuden a la policía a poner orden, ya que las manifestaciones de los indígenas todavía continúan a pesar de que el proyecto en la mina de Conga fue suspendido. Sin embargo, los manifestantes advirtieron que continuarían con su lucha hasta que no se suspendiera el proyecto.

El mandatario peruano ha justificado su decisión en que «actualmente, no existen las condiciones para que estas garantías sean respetadas en Cajamarca y en defensa de la paz y el orden interno».

El estado de emergencia estará activo durante 60 días, con el objetivo de la estabilizar el país; restablecer los servicios educativos, afectados por el paro regional; y el respeto a la libre circulación, en alusión a los cortes de carreteras acometidos por los manifestantes en varios puntos del departamento de Cajamarca.

«No se ha logrado alcanzar acuerdos mínimos que permitan el retorno de la paz social, el restablecimiento de los servicios públicos a los que tiene derecho el pueblo de Cajamarca y un debate sobre el aspecto central para impulsar el desarrollo de la región, los programas sociales, el plan de inversiones, la construcción de obras de saneamiento básico, carreteras, electrificación rural, entre otros», ha explicado Humala.

Los indígenas se manifiestan en contra de un proyecto minero de extracción de oro y cobre, dado a la empresa Yanacocha, ya que aseguran que el proyecto Conga secará las lagunas que abastecen de agua a la región. Este plan minero, que asciende a 3.596 millones de euros, es considerado clave en la industria minera peruana, uno de los principales motores de la economía local.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA