Humala consigue que los indígenas desbloqueen la frontera entre Bolivia y Perú

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Durante siete días reinará la tranquilidad en Puno. Los manifestantes así lo han decidido, después de que el candidato nacionalista de izquierdas, Ollanta Humala, pidiera al pueblo suspender sus protestas para no afectar la celebración de las elecciones presidenciales el próximo domingo. El voto de los indígenas, que desde hace 23 días mantienen un paro en contra de las concesiones mineras, podría haberse anulado de mantener el bloqueo de la frontera entre Perú y Bolivia. Durante siete días reinará la tranquilidad en Puno. Los manifestantes así lo han decidido, después de que el candidato nacionalista de izquierdas, Ollanta Humala, pidiera al pueblo suspender sus protestas para no afectar la celebración de las elecciones presidenciales el próximo domingo. El voto de los indígenas, que desde hace 23 días mantienen un paro en contra de las concesiones mineras, podría haberse anulado de mantener el bloqueo de la frontera entre Perú y Bolivia.

El candidato presidencial de Gana Perú, Ollanta Humala, expresó su agradecimiento a los dirigentes y a la población de Puno por paralizar sus medidas de fuerza contra la minería, al indicar que así se asegura que los electores puedan acudir a las urnas este 5 de junio. “Agradecer profundamente a los dirigentes puneños que han tomado una medida acertada. Eso demuestra que en el momento de tomar decisiones lo hacen y lo han hecho de manera acertada”, señaló antes de realizar un mitin en la ciudad de Arequipa.

Humala dijo que se hubiera hecho un flaco favor a la población manteniendo la paralización que iba a dificultar votación del domingo. Además reiteró que se comprometía a solucionar el problema social de Puno a partir del 28 de julio, en el caso de salir elegido jefe de Estado.

Tras el anuncio de pausar sus protestas, unos mil campesinos que aún permanecían en Puno regresaron en camiones a sus lugares de origen, principalmente a la frontera con Bolivia a un poco más de 100 kilómetros. El punto más fuerte del bloqueo estaba en el poblado de Desaguadero, también junto al Titicaca, en la misma línea fronteriza, donde estaban inmovilizados más de 300 camioneros bolivianos.

La protesta original se inició hace tres semanas con el corte de tráfico en la frontera que une los dos países, Perú y Bolivia, en rechazo a un proyecto de la minera canadiense Bear Creek, debido a que contaminaría la zona, y que se extendió a un rechazo de toda actividad de explotación de minas y petróleo. Puno vive del turismo y también es punto para el nutrido comercio bilateral, que estuvo parado por el corte de carreteras.

En estos momentos, el comercio y la banca ya funcionan con normalidad, al igual que el transporte público y los mercados, aunque en las calles aún se sentía la dureza de los conflictos de los días pasados.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA