Fitch acusa a los líderes europeos de disparar contra el euro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La agencia Fitch Ratings ha acusado a Bruselas de no haber sido capaz de construir, en más de dos años, un cortafuegos financiero capaz de frenar la incertidumbre que se cierne sobre la moneda única. Así lo ha explicado Ed Parker, director ejecutivo responsable de ratings soberanos de la agencia, durante una conferencia celebrada este jueves en Madrid. La agencia Fitch Ratings ha acusado a Bruselas de no haber sido capaz de construir, en más de dos años, un cortafuegos financiero capaz de frenar la incertidumbre que se cierne sobre la moneda única. Así lo ha explicado Ed Parker, director ejecutivo responsable de ratings soberanos de la agencia, durante una conferencia celebrada este jueves en Madrid.

Parker considera que, aunque lleve tiempo, los líderes europeos deberían apostar por una tercera vía que se encuentre entre una ruptura del euro y una consolidación fiscal absoluta. Para eso debería servir, en su opinión, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiaera (FEEF) y el Banco Central Europeo (BCE), y no para otra cosa. No obstante, el experto ha advertido que consolidar este sistema llevará su tiempo, por lo que se esperan dos años «dolorosos» en la región.

Otro analista financiero consultado por EL BOLETÍN ha explicado que si los líderes europeos hubiesen dicho, en octubre de 2009, que efectivamente Grecia tenía un problema y que iban a lidiar con él, ahora se estaría contando una historia menos triste de la que impregna los mercados.

El gestor de un hedge fund afincado en Suiza, también consultado por este medio, se muestra de acuerdo con esta opinión: «El drama griego me pone enfermo, deberían [los líderes europeos] afrontarlo, ¡el dinero se ha ido, cero, perdido… y ya está!». Esta opinión ha ido subrayada por un matiz: «Todos lo sabemos».

Precisamente, ante esta situación, ni los bancos europeos de los países mejor calificados quieren acercarse a la deuda periférica ni los bancos estadounidenses quieren acercarse a ningún tipo de deuda europea, tampoco la corporativa. «Bruselas ha conseguido que nadie se fíe de la zona del euro, ni siquiera los que están dentro», comentaba, por su parte, un inversor que ha acudido al acto de Fitch.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA