Felipe Calderón recibe un duro varapalo en las elecciones de tres estados mexicanos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El deseo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de recuperar su tradicional puesto de liderazgo en la política mexicana ha recibido un fuerte espaldarazo en las elecciones que se han celebrado en los estados de México, Coahuila y Nayarit, donde sus candidatos han vencido de manera contundente. El avance de la izquierda supone una llamada de atención al conservador Partido de Acción Nacional (PAN), del presidente del país, Felipe Calderón, en un momento en el que la población mexicana reclama el fin de la violencia que azota al país y que el gobierno es incapaz de atajar. El deseo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de recuperar su tradicional puesto de liderazgo en la política mexicana ha recibido un fuerte espaldarazo en las elecciones que se han celebrado en los estados de México, Coahuila y Nayarit, donde sus candidatos han vencido de manera contundente. El avance de la izquierda supone una llamada de atención al conservador Partido de Acción Nacional (PAN), del presidente del país, Felipe Calderón, en un momento en el que la población mexicana reclama el fin de la violencia que azota al país y que el gobierno es incapaz de atajar.

Los mejores resultados para el PRI se han producido en el decisivo y muy poblado Estado de México, donde su candidato Eruviel Ávila se ha hecho con casi el 63% de los votos, alrededor de 2.800.000, lo que supone el mejor resultado histórico para la formación, mientras que el panista Luis Felipe Bravo Mena convenció tan sólo al 13% de los votantes. El candidato de la izquierda del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Alejandro Encinas, se ha convertido en el segundo más votado, con un 22% aproximadamente.

La jornada ha transcurrido de forma tranquila y sin incidentes de relevancia, aunque lo cierto es que la abstención ha alcanzado altas cotas, lo que empaña algo el avance del PRI. Concretamente, casi el 57% de los votantes no acudió a las urnas. Los candidatos priístas a los Estados de Nayarit y de Coahuila, Roberto Sandoval y Rubén Moreira, respectivamente, también han vencido a sus oponentes del PAN, en un día duro para el presidente del país, Felipe Calderón, que ha recibido un duro varapalo electoral.

Concretamente, la población del Estado de México, de enorme peso simbólico en el país, ha rechazado masivamente al candidato elegido por Calderón, Bravo Mena, su secretario personal durante los últimos años. Además, Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado hasta estas elecciones y a quien ha sustituido su compañero de partido Ávila, sale muy reforzado de cara a su más que probable candidatura a las elecciones presidenciales de 2012.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA