España divide al Consejo del BCE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

España está en la picota. La tensión de los mercados, que ha llevado a la prima de riesgo a mantenerse por encima de los 400 puntos básicos desde hace varias semanas, también ha llegado al consejo del Banco Central Europeo (BCE). Mientras algunos de los consejeros de la autoridad monetaria defienden que la institución debe mantener las medidas extraordinarias, otros animan a los Estados a coger el testigo. España está en la picota. La tensión de los mercados, que ha llevado a la prima de riesgo a mantenerse por encima de los 400 puntos básicos desde hace varias semanas, también ha llegado al consejo del Banco Central Europeo (BCE). Mientras algunos de los consejeros de la autoridad monetaria defienden que la institución debe mantener las medidas extraordinarias, otros animan a los Estados a coger el testigo.

Mario Draghi, su presidente, ha abogado porque los países continúen haciendo esfuerzos para recortar su déficit público e implementar reformas estructurales. Una posición que apoya el consejero alemán, Joerg Asmussen, quien además ha señalado que España encierra los riesgos de que la crisis de deuda del Viejo Continente vuelva a complicarse.

«Debemos vigilar de cerca la situación del mercado de bonos español», aseguró Asmussen. Los bonos españoles a diez años han vuelto a superar este lunes el 6% de rentabilidad (6,03%) y la prima de riesgo se encuentra rozando los 440 puntos básicos. Asmussen ha culpado de este incremento al anuncio del Gobierno de Mariano Rajoy cuando dijo que España no iba a cumplir el objetivo del déficit en 2012: «España tiene un problema de credibilidad con los mercados». Pero este problema, dice el banquero alemán, se puede solucionar con más reformas.

Una opinión que ha matizado, por su parte, el consejero portugués y vicepresidente del BCE, Vitor Constancio. El banquero luso comentó que las medidas extraordinarias de la autoridad monetaria europea -tales como las inyecciones de liquidez- se deberían de mantener, todavía, durante un tiempo. Por su parte, el consejero galo Christian Noyer comentó que si bien el BCE había adoptado nuevos roles, no debería olvidarse de vigilar la inflación en ningún momento.

«Existe una tendencia que ve a los bancos centrales como los que solucionan los problemas del universo», se quejó Noyer. No obstante, el candidato socialista a la presidencia de Francia y principal favorito a ganar el puesto, François Hollande, ya se pronunció la semana pasada a favor de ampliar las competencias del BCE para que éste preste directamente a los Estados.

Mientras todas estas discusiones, con España (e Italia) en el centro del debate, tenían lugar en el seno de la institución, el instituto económico alemán IFW ha salido a decir que el nerviosismo observado recientemente en relación a la deuda española es «muy exagerado», ya que, a pesar del repunte de las tasas de interés de los bonos a diez años, la sostenibilidad de la deuda española continúa estando «asegurada».

En concreto, el análisis de los parámetros de deuda realizado por los expertos de este organismo apunta que las finanzas públicas españolas sólo se verían en una situación crítica si los intereses de la deuda superasen el umbral del 10%. «Realmente, la situación sólo sería realmente crítica para España si los intereses superasen el 10%, debido a que la ratio de deuda es mucho menor que la de Grecia y Portugal, e incluso que la de Alemania», explican los autores del informe.

Los especuladores financieros consultados por EL BOLETIN se han mostrado de acuerdo con esta opinión. «Es verdad y además un hecho bastante obvio es que lo que importa es a qué rentabilidad cotizan los bonos cuando se emiten [por el Tesoro]», ha asegurado el gestor de un hedge fund londinense. «Lo que sucede es que si los bonos cotizan al 10% [en los mercados secundarios] se supone que se van a emitir al 10% [por el Tesoro] y esa tasa de interés ya será insostenible para España», ha explicado la misma fuente.

Desde Suiza otro hedge fund apuntaba a este periódico que el Tesoro español ya ha emitido más de la mitad de los bonos que tenía pensado subastar este año, «y sólo es abril». «Aunque los precios sean un poco altos, parece existir la suficiente demanda como para cubrir las ventas», explicó esta persona.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA