El terremoto y el café

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El precio de los futuros sobre el café con vencimiento el próximo mes de mayo se ha repuesto de los mínimos alcanzados en las últimas sesiones a consecuencia del terremoto que ha sacudido este martes el este de Papúa-Nueva Guinea. La producción cafetera del país podría verse mermada por el temblor, El precio de los futuros sobre el café con vencimiento el próximo mes de mayo se ha repuesto de los mínimos alcanzados en las últimas sesiones a consecuencia del terremoto que ha sacudido este martes el este de Papúa-Nueva Guinea. La producción cafetera del país podría verse mermada por el temblor, con lo que las apuestas alcistas han vuelto a los futuros de este grano.

El seísmo que ha azotado la zona este de la isla de Nueva Guinea este martes ha registrado una magnitud de siete grados sobre diez en la escala de Richter. Después de conocerse la noticia, sin datos oficiales de daños materiales o personales, el temor a una merma en la producción del país oceánico ha hecho rebotar hasta un 1,4% el precio de la materia prima en el mercado de Nueva York, para superar la cota de los 178 centavos por libra.

El lunes, la cotización del café arábigo cayó a mínimos del último año y medio según datos recopilados por la agencia Reuters, al cerrar a 175,85 centavos de dólar por libra (unos 66,93 céntimos de euro por kilo). La caída hasta esta cota supuso un descenso del 2,4% con respecto a su último cierre de negociación en el mercado de futuros neoyorquino, algo que ha favorecido el rebote de este martes en los primeros compases de la negociación.

Las previsiones de que Brasil aumentará considerablemente su producción cafetera en los próximos meses junto a la de otras ‘commodities’ como el azúcar y el cacao, han pesado más sobre el ánimo inversor que los temores al daño que hayan podido sufrir los cafetales papúes. El repunte se ha suavizado también por unas primeras informaciones que hablan de unas consecuencias no tan dramáticas como se había esperado en un primer momento.

Además, los inversores en este mercado de futuros han tomado como referencia lo que pasó hace escasamente una semana, cuando un terremoto de similares características golpeó buena parte de Indonesia, otro de los referentes en la producción de café a escala internacional. A pesar de las previsiones de tsunami, la ola gigante no llegó y los daños cuantificados fueron mucho menores de lo esperado, tanto en términos materiales como personales.

El repunte del 1,5% que entonces, el pasado 11 de abril, se apuntaron los futuros del café en Wall Street fue desapareciendo a lo largo de las siguientes sesiones, hasta el mínimo de cotización señalado ayer.

Al ecuador de la sesión bursátil europea, cada libra de grano de café arábigo se pagaba a 176,53 centavos de dólar o, lo que sería lo mismo, unos 67,20 céntimos de euro por kilogramo de la depreciada materia prima que pierde un 21% de su cotización en lo que va de año al calor de unas cosechas que prometen batir récords en Brasil y otros países latinoamericanos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA