El primer encuentro entre Lula y Santos se centra en el problema de las FARC

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El tema que ha centrado la primera visita de Juan Manuel Santos, el nuevo presidente de Colombia, con su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula, en el Palacio presidencial de Planalto, Brasilia, ha sido el problema de las FARC, respecto al cual Santos pretende llegar a una cooperación entre ambos países. Ésta es la primera parada que realiza el nuevo mandatario colombiano en su gira por el continente suramericano. El tema que ha centrado la primera visita de Juan Manuel Santos, el nuevo presidente de Colombia, con su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula, en el Palacio presidencial de Planalto, Brasilia, ha sido el problema de las FARC, respecto al cual Santos pretende llegar a una cooperación entre ambos países. Ésta es la primera parada que realiza el nuevo mandatario colombiano en su gira por el continente suramericano.

La primera visita de Juan Manuel Santos como nuevo presidente de Colombia ha sido a Brasil, con un interés más que evidente de ganarse el favor de la primera potencia latinoamericana. Se trata de la primera visita oficial de Santos desde que tomó la presidencia de Colombia el pasado 7 de agosto.

Lo que parece claro es uno de los temas más importantes tratados por los mandatarios ha sido el asunto de las FARC. Santos está muy interesado en que Brasil tome parte en este conflicto, ya sea con apoyo directo, con mayor vigilancia en las fronteras o, como lleva deseando mucho tiempo Colombia, que reconozcan públicamente a las FARC como un grupo terrorista.

Lula ha mostrado su apoyo a Colombia en la lucha antiterrorista, afirmando que “nada justifica el terrorismo” y siendo solidario con el pueblo colombiano que sufre directamente la violencia.

Para remarcar su apoyo, Lula afirmó que Suramérica «no es una región de conflictos, de revueltas o censura», y apuntó que «nada justifica el terrorismo como instrumento de lucha política», en posibles declaraciones hacia las FARC.

Los dos mandatarios han destacado la magnífica situación que vive Latinoamérica, anunciando que habrá una nueva era de cooperación entre Brasil y Colombia que permita aprovechar lo que consideraron la «década de América Latina”. Y la verdad es que los datos les respaldan tal premisa.

Además reconocen que todavía queda trabajo por realizar, sobre todo en asuntos de desigualdad y pobreza. Según el mandatario colombiano, la región tiene por delante los «grandes retos» de «reducir la pobreza y la falta de equidad entre sus pueblos», para los que «llegó el momento de despertar» y «acceder por fin a la prosperidad económica y social».

Asimismo, fueron suscritos acuerdos de cooperación en energía, biocombustibles, seguridad fronteriza, agricultura y educación.

Santos parece muy interesado en mantener muy buenas relaciones con su vecino, tanto ahora con Lula como con el próximo presidente, o presidenta. Y es que Rousseff ya se ha reunido con el presidente colombiano, al que le ha asegurado su apoyo incondicional contra las FARC y declaró que «Brasil tiene una posición muy clara contra el narcotráfico y Colombia lo sabe».

«Compartimos la idea de que la seguridad fronteriza es crucial. La participación de Brasil en esta área tiene que ser mayor para que el crimen organizado no penetre por las fronteras», agregó.

Además, participará en un encuentro con empresarios, con los que pretende tender nuevos puentes para impulsar el comercio bilateral, que en 2009 sumó unos 2.700 millones de dólares (2.122 millones de euros), con la balanza inclinada en unos 2.100 millones (1.643 mill. euros) en favor de Brasil.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA