El presidente de Petrobras, José Gabrielli, planea el desembarco de la petrolera en Arabia Saudí

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La compañía petrolera Petrobras, que preside José Sergio Gabrielli, planea su desembarco en Arabia Saudí. La firma brasileña ha sellado un acuerdo con la compañía saudí Modern Mining para realizar inversiones conjuntas valoradas en 365 millones de euros en el país asiático. Según las proyecciones, se construirá una planta con una capacidad productiva de 700.000 toneladas de coque calcinado de petróleo, a partir de combustible sólido verde abastecido por Petrobras. La compañía petrolera Petrobras, que preside José Sergio Gabrielli, planea su desembarco en Arabia Saudí. La firma brasileña ha sellado un acuerdo con la compañía saudí Modern Mining para realizar inversiones conjuntas valoradas en 365 millones de euros en el país asiático. Según las proyecciones, se construirá una planta con una capacidad productiva de 700.000 toneladas de coque calcinado de petróleo, a partir de combustible sólido verde abastecido por Petrobras.

El acuerdo ha partido de un Memorando de Entendimiento firmado en el año 2009, en el que se preveía la realización de estudios para la calcinación de coque verde de petróleo, según ha asegurado la compañía brasileña en un comunicado. El coque es un combustible similar al carbón para uso industrial.

El coste del proyecto, que alcanza los 365 millones de euros, será aportado por las dos compañías en partes iguales. Según las estimaciones, la planta estaría operativa en el año 2012.

Por otro lado, hemos conocido que la Corporación Petroquímica de China (Sinopec) va a importar hasta siete millones de toneladas métricas de petróleo crudo de Petrobras durante este año.

Su Shulin, presidente del consejo de Sinopec, ha explicad, durante la junta de Accionistas de la compañía, que la cifra será creciente, ya que en el año 2011 se espera llegar a los 10 millones de toneladas, equivalentes a 200.000 barriles diarios.

En el mes de noviembre del año pasado, Petrobras firmó un contrato para recibir 7.650 millones de euros del Banco de Desarrollo de China (BDC) con vencimiento a diez años. Se trata del mayor préstamo que una entidad china concede a una empresa o institución brasileña. A cambio, la petrolera brasileña se comprometió a dar preferencia a empresas chinas en la compra de bienes y servicios que realizaría con los recursos y a pagar parte del crédito con los ingresos procedentes de la venta de petróleo a China.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA