El Papa apoya públicamente a los ‘indignados’ brasileños

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Francisco I emprederá las medidas que sean necesarias para reformar la Iglesia y acabar con los escándalos que la salpican. El mensaje de ruptura del Papa Francisco es mucho más cercano a los ‘indignados’ que a quienes les gobiernan. El pontífice argentino siempre ha dado muestras de su preocupación incondicional por los pobres y por acabar con las desigualdades sociales. Pero esta humildad no significa que Jorge Mario Bergoglio se deje amedrentar. Muestra su pulso firme para actuar como un buen jefe de Estado y un líder de una iglesia que representa como ninguna otra el poder y la riqueza, según explica el diario español El País.

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) se inauguró oficialmente el martes con una misa en la playa de Copacabana y con la asistencia de 355.000 inscritos. Su estancia en Brasil, aunque es una bocanada de aire fresco para él y para poder dirigirse a sus fieles, no le hacen olvidar los escándalos que salpican al Vaticano.

Por un lado, monseñor Nunzio Scarano ha sido detenido por su presunta implicación, junto a un agente de bolsa y un antiguo espía, en una operación de tráfico de dinero negro. Por otro, la reciente revelación del pasado oscuro de su hombre de confianza, monseñor Battista Rica.

Todos estos escándalos no son algo nuevo de ahora. Empezaron con el anterior Papa, Benedicto XVI. Sin embargo, al contrario que su predecesor, Francisco I no se dejará amilanar por la Curis y no le temblará el pulso a la hora de reformar, o eliminar si es necesario, el banco del Vaticano o las inestables y poco convincentes estructuras económicas del Vaticano.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA