El nuevo Gobierno peruano espera aprobar sus primeras reformas en dos semanas

Fernando Zavala, primer ministro de Perú
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Zavala busca ahora tender puentes entre el Ejecutivo y un Congreso en el que el PPK se encuentra en clara desventaja frente a Jujimori El primer ministro de Perú, Fernando Zavala, en una entrevista con la agencia Reuters ha mostrado su optimismo en lograr el apoyo del Parlamento para las primeras medidas con las que el recién investido presidente, el liberal conservador Pedro Pablo Kuczynski del Partido Peruanos por el Kambio (PKK), pretende impulsar la economía.

Pese a que el PKK cuenta tan sólo con 18 de los 130 escaños del Congreso peruano, Zavala ha señalado la intención de Kuczynski de acudir a dicha Cámara para exponer la ruta general del Gobierno y solicitar poderes especiales para poner en marcha reformas y reactivar la economía. Una solicitud que se formularía probablemente el 18 de agosto y que se basarían en gran medida en impulsar reducciones de impuestos.

Así, el Consejo de ministros se reunirá hoy mismo para debatir este tipo de propuestas tributarias con el propósito declarado de ayudar a las pequeñas y microempresas. Con ello, esperan que el país sudamericano pueda regresar, ya durante el próximo año, a un crecimiento del PIB cercano al 5%.

Zavala, quien ya fue ministro de Economía bajo el Gobierno de Alejandro Toledo, en el que precisamente sustituyó a Kuczynski en dicho puesto, ha formulado estas declaraciones después de reunirse tanto con la presidenta del Congreso Luz Salgado como con la líder del principal partido opositor, Fuerza Popular, Keiko Fujimori, que atesora 73 escaños; es decir, una mayoría absoluta.

Estas reuniones se han producido después de verse obligado a pedir disculpas públicas por unas declaracione de Kuczynski al diario El País que fueron interpretadas como una incitación al transfuguismo. «No todos los 73 congresistas de la bancada fujimorista son miembros del partido, habrá como 30 que se subieron al carro creyendo que ella ganaba y que recibirían una prebenda. Lo que hay que trabajar desde un punto de vista completamente egoísta es jalarse (llevarse) a algunos de esos. Si no lo hacemos va a ser difícil trabajar en el Congreso», señaló el nuevo presidente peruano al diario español.

De esta forma, Zavala busca ahora tender puentes entre el Ejecutivo y un Congreso que no sólo no domina, sino en el que la líder opositora, Keiko Fujimori, ha manifestado una especial animadversión hacia el nuevo Gobierno desde que Kuczynski le venciera por tan sólo 41.000 votos y 0,24 puntos porcentuales (50,12% frente a 49,88%) en las eleciones presidenciales.

Quizá por ello, pese a la esperanza en llegar a acuerdos que han caracterizado sus últimas declaraciones, el primer ministro peruano ha reconocido que, en caso de que el Congreso unicameral finalmente termine bloqueando éstas iniciativas, su Gobierno ya maneja otras alternativas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA