El Gobierno de Humala reconoce el fracaso de la erradicación de la planta de coca

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El primer ministro de Perú, Salomón Lerner, ha asegurado que el Gobierno ha fracasado en su política de erradicación de cultivos de hoja de coca en la lucha antidrogas. Un informe de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) reveló que el área de siembra de esta planta creció por quinto año consecutivo en la nación andina. El primer ministro de Perú, Salomón Lerner, ha asegurado que el Gobierno ha fracasado en su política de erradicación de cultivos de hoja de coca en la lucha antidrogas. Un informe de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) reveló que el área de siembra de esta planta creció por quinto año consecutivo en la nación andina.

En los últimos 20 años, el Gobierno ha invertido alrededor de cuatro millones de dólares (tres millones de euros) por cada hectárea erradicada. Esto supone un fracaso, dado que actualmente hay una mayor productividad de coca ilegal en el país.

Ya son cinco años en los que Perú aumenta de forma consecutiva el cultivo de esta planta. En 2010 llegó a 61.200 hectáreas, por encima de las 59.900 hectáreas en 2009, frente a las 62.000 hectáreas sembradas en Colombia.

Con el fin de contrarrestar esa situación, Lerner indicó que el Gobierno prepara un plan integral de lucha contra el narcotráfico a aplicarse en la mayor cuenca cocalera del país, el surandino Valle de los ríos Ene y Apurímac.

Esta zona, donde actúan bandas de narcotraficantes en alianza con antiguos miembros de la organización maoísta Sendero Luminoso, ha estado «totalmente abandonada en los últimos quince años», precisó el primer ministro.

El plan de desarrollo a ejecutar no sólo se limitará a reducir lo que son cultivos ilegales de la hoja de coca, sino que incluye focalizar todos los aspectos del narcotráfico. Esto implica combatir el ingreso de insumos químicos, mejorar el sistema policial y ejecutar una lucha eficiente contra el blanqueo de dinero de las bandas de traficantes.

Lerner señaló que uno de los aspectos del proyecto consistiría en financiar a los campesinos por un periodo de dos a tres años para que dejen de cultivar la coca a cambio de sembrar productos como café, cacao y frutales.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA