El Congreso de Ecuador frena el plan de Correa de usar las reservas del Banco Central para invertir en empresas privadas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El proyecto de Ley de Reforma del Régimen Monetario y el Banco Central de Ecuador (BCE) que presentó el presidente del país, Rafael Correa, ha sido rechazada por el Congreso ecuatoriano, con un total de 59 votos a favor, 59 en contra y tres abstenciones. La ley necesitaba 63 votos favorables para poder ser aprobada. Es la primera vez que Rafael Correa ve rechazada una ley después de tres años en el poder. Correa quería dar vía libre al BCE para invertir sus reservas internacionales en las empresas privadas locales, incluso a largo plazo, pero según la oposición esto podría poner en peligro a la institución. El proyecto de Ley de Reforma del Régimen Monetario y el Banco Central de Ecuador (BCE) que presentó el presidente del país, Rafael Correa, ha sido rechazada por el Congreso ecuatoriano, con un total de 59 votos a favor, 59 en contra y tres abstenciones. La ley necesitaba 63 votos favorables para poder ser aprobada. Es la primera vez que Rafael Correa ve rechazada una ley después de tres años en el poder. Correa quería dar vía libre al BCE para invertir sus reservas internacionales en las empresas privadas locales, incluso a largo plazo, pero según la oposición esto podría poner en peligro a la institución.

Es la primera vez que se rechaza una Ley propuesta por el partido mayoritario, Patria Altiva y Soberana (PAIS). Las votaciones en contra de la reforma han provenido de los partidos en la oposición Madera de Guerrero y el Partido Sociedad Patriótica.

Según ha explicado Patricio Durán, Presidente de la financiera ecuatoriana Fiduvalor, a Americaeconomica.com, con la reforma de la ley “se buscaba que las reservas internacionales del BCE fueran invertidas dentro del país, incluso a un largo plazo”. Las reservas de las autoridades financieras deben ser empleadas en última instancia. El dinero que forma parte del fondo del banco central tiene que ser invertido en condiciones de total seguridad y liquidez, y a un corto plazo. La ortodoxia económica dice que las reservas deben tener un valor equivalente a seis meses de importaciones.

Los expertos financieros consultados por esta publicación opinan que si el proyecto de Rafael Correa hubiera sido aprobado, las inversiones que realizaría el BCE no tendrían una seguridad suficiente y serían a medio o largo plazo, lo cual podría haber supuesto un peligro.

Por otra parte, el proyecto de reforma de ley presentado por Rafael Correa tenía un trasfondo, que según los analistas era menos importante, definido por la forma de llevar a cabo los balances del BCE. Estos expertos aseguran que la intención de cambiar la presentación de las cuentas viene a partir del movimiento que realizó la autoridad monetaria ecuatoriana a principios de este año cuando revalorizó las reservas de oro en función del valor internacional que tenía el metal. Los resultados supusieron un beneficio contable, pero Ecuador gastó el dinero equivalente a las utilidades obtenidas sin haber vendido las reservas. Es decir, se gastó aquello que no tenía.

El proyecto de ley contemplaba que el BCE sólo tuviera un balance general, que incluiría dos sistemas de información contable (reservas y operaciones). La reforma establecía que en el pasivo del sistema de reservas se registrasen la especie monetaria nacional en circulación emitida por el organismo monetario, los depósitos del sistema financiero privado y los depósitos para encaje del sistema financiero público. Mientras, en el activo se registrarían el tramo de la reserva internacional de libres disponibilidad necesario para cubrir dicho pasivo.

Por otra parte, en el pasivo del sistema de operaciones se registrarían los depósitos del sistema financiero público adicionales a los registrados en el sistema de reservas, los depósitos del sector público no financiero, los de particulares, los de instituciones monetarias internacionales, las obligaciones por emisión de títulos de valores del BCE, otros pasivos, provisiones, las cuentas patrimoniales y las cuentas de ingresos. En el activo de este sistema se registrarían el saldo excedente de la reserva internacional de libre disponibilidad una vez deducido lo asignado al Sistema de Reservas, entre otros rubros.

Desde que Ecuador se adaptó al dólar, la función del BCE es cada vez menor. El instituto monetario no dejó de tener la posibilidad de controlar la emisión de los dólares a partir de ese momento.

Aún así, la propuesta de Correa era casi inédita en el mundo. Aunque no del todo. Algunos bancos centrales asiáticos, entre ellos el de China, ha usado en alguna ocasión sus reservas para invertir en empresas locales cotizadas, en un intento de impedir el hundimiento de los precios de las acciones y evitar el desplome de los índices.

Además, con la nueva Constitución, promulgada en el año 2008 por el presidente actual, Rafael Correa, se restringió aún más la capacidad del banco central. Antes al menos tenía el control de la política monetaria, pero ahora esta potestad corresponde única y exclusivamente al presidente del país.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA