El chavismo cada vez más confundido por la “huida” de su líder a Cuba

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los problemas se acumulan en Venezuela y su presidente, Hugo Chávez, sigue sin dar señales de vida desde su lugar de reposo, Cuba. El país se encuentra en mitad de una de las peores crisis carcelarias de su historia, apurado por los problemas eléctricos y en medio de una campaña electoral no declarada. Sin embargo, el silencio sobre la salud del mandatario, que fue operado en La Habana de absceso, ha ocupado los titulares. Mientras sus seguidores se preguntan qué es lo que ocurre, las informaciones erróneas sobre su regreso minan la espera. Los problemas se acumulan en Venezuela y su presidente, Hugo Chávez, sigue sin dar señales de vida desde su lugar de reposo, Cuba. El país se encuentra en mitad de una de las peores crisis carcelarias de su historia, apurado por los problemas eléctricos y en medio de una campaña electoral no declarada. Sin embargo, el silencio sobre la salud del mandatario, que fue operado en La Habana de absceso, ha ocupado los titulares. Mientras sus seguidores se preguntan qué es lo que ocurre, las informaciones erróneas sobre su regreso minan la espera.

El último ejemplo de la incertidumbre mal controlada que está viviendo el chavismo, lo dio ayer lunes el diputado oficialista Saúl Ortega. Tras afirmar que el regreso del mandatario desde La Habana era cuestión de horas, fue corregido por el ministro de Comunicación e Información de Venezuela, Andrés Izarra, desde su Twitter. «Falso lo dicho por Dip. Ortega. @chavezcandanga (usuario de Chávez en Twitter) aún en recuperación. Acompañémoslo con nuestro amor y solidaridad», aseguró.

Las especulaciones son numerosas. Muchos dudan de que la salud del dirigente bolivariano sea tan fuerte como indica el vicepresidente Elías Jaua, portavoz, con poco éxito, de los avances de la enfermedad. Entre estos predominan los miembros de la oposición. Sin embargo, la falta de información está llevando a sus adeptos a preguntarse qué es lo que realmente ocurre.

Hay quien asegura que el presidente venezolano va a aprovechar su convalecencia, además de para evitar verse salpicado por la mala imagen que la crisis carcelaria o los problemas eléctricos pueden representar para él, para preparar un regreso apoteósico a su país. De ser así, la estrategia parece clara. La falta de un sustituto y su omnipotencia en el liderazgo de la “revolución socialista”, pueden haber comenzado a hacer mella entre sus seguidores. Se trataría de recordar el verdadero valor de Chávez como líder. Con las elecciones de 2012 tan próximas, la aclamación popular que, parece, va a recibir a su llegada a Caracas, le ayudará, sin duda, a recuperar apoyos entre los más críticos con su gestión. Bajo esta perspectiva, cuanto menos información y más tiempo de espera, mejor.

Pero también están los que ven en esta ausencia una huida del mandatario. Los problemas ya referidos, así como la imposibilidad de hacer frente a las promesas que el Gobierno venezolano lanzó tras caer derrotado en las elecciones a la Asamblea Nacional de septiembre, habrían convencido a Chávez de la necesidad de dar un respiro a su imagen, muy desgastada por el excesivo uso que se hace de ella. La enfermedad, que puede ser peligrosa si no se atiende correctamente, le habría venido como anillo al dedo al mandatario, que sabe aprovechar oportunidades como esta.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA