EL BID advierte contra las dos velocidades de crecimiento que hay en América Latina

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Banco Interamericano de Desarrollo identifica dos modelos económicos en América Latina, uno liderado por Brasil y el otro por México. En torno a estos dos estados, los países del subcontinente crecen a velocidades distintas o tienen posturas diferentes frente a fenómenos como la entrada masiva de capitales. Son las conclusiones que se han podido escuchar de boca de los expertos reunidos en la asamblea anual del BID. El Banco Interamericano de Desarrollo identifica dos modelos económicos en América Latina, uno liderado por Brasil y el otro por México. En torno a estos dos estados, los países del subcontinente crecen a velocidades distintas o tienen posturas diferentes frente a fenómenos como la entrada masiva de capitales. Son las conclusiones que se han podido escuchar de boca de los expertos reunidos en la asamblea anual del BID.

El modelo brasileño, exportador de materias primas y orientado hacia los países emergentes, parece haber tomado ventaja. Según el documento emitido por dichos especialistas, “el grupo liderado por Brasil está muy bien situado en un mundo en el que las economías emergentes son el motor de crecimiento”.

En torno al país amazónico, los expertos del BID colocan en el grupo brasileño a Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, que han registrado, en su mayoría, altas tasas de crecimiento del PIB en 2010. “Los precios de las materias primas son altos, y los flujos de capital están entrando hacia este grupo para aprovechar las mejores oportunidades y perspectivas más brillantes”, añade el informe.

“La otra cara de la moneda la representa el grupo liderado por México, cuyos miembros comparten lazos comerciales mucho más fuertes, tanto en bienes como servicios, con países industriales”. El país azteca es, por tanto, dependiente de los países industrializados, principales perjudicados por la crisis económica mundial. Esto ha provocado que su crecimiento económico no haya alcanzado las expectativas.

En torno al modelo mexicano se hallan todos los países centroamericanos y los caribeños, con excepción de Haití. Las previsiones que realiza el Banco señalarían cual es el modelo de mayor éxito. Las perspectivas de crecimiento en 2011 para ambos grupos, según el documento, dejarían un crecimiento del 4,4% en el caso de Brasil y sus seguidores, mientras que México y los suyos apenas alcanzarían el 2,7%.

Los mejores datos del modelo brasileño no son sino un reflejo de lo que está aconteciendo con los países en desarrollo. Antes de la crisis del 2008, los países emergentes representaban 50% de la demanda mundial, actualmente equivalen al 75%. India, Rusia y China representaban 9% de las exportaciones brasileñas el 2006, mientras que el 2009 llegaron a 17%. Para México, las ventas a esos países sólo significaban 3% el 2009.

Las proyecciones favorables para Brasil no están exentas de problemas: la masiva entrada de capitales que sufre América Latina está impactando duramente en el real brasileño.

El BID calcula que el 2010 un total de 266.000 millones de dólares llegaron a América Latina, de los que 55% fueron flujos financieros, no de inversión directa.

Brasil o Argentina aplican controles e impuestos a la entrada de esos capitales especulativos, algo que México no ve oportuno. Colombia, parte del primer grupo, tampoco lo hace.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA