El banco público de Correa acapara los créditos hipotecarios en Ecuador

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ecuador vive una curiosa situación que no es habitual. El crédito hipotecario es manejado en su mayor parte por la banca pública, a través del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (BIESS), creado por el presidente, Rafael Correa y que supera ampliamente en el sector a las entidades financieras privadas, lo que ha obligado a éstas últimas a buscar nuevas actividades para mantener su crecimiento. Si bien aún no ha pasado ni un año desde que abrió sus puertas, el BIESS ha pasado a ser el primer proveedor de crédito hipotecario de Ecuador. Ecuador vive una curiosa situación que no es habitual. El crédito hipotecario es manejado en su mayor parte por la banca pública, a través del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (BIESS), creado por el presidente, Rafael Correa y que supera ampliamente en el sector a las entidades financieras privadas, lo que ha obligado a éstas últimas a buscar nuevas actividades para mantener su crecimiento. Si bien aún no ha pasado ni un año desde que abrió sus puertas, el BIESS ha pasado a ser el primer proveedor de crédito hipotecario de Ecuador.

Los datos atestiguan esta tendencia. Durante los primeros cinco meses de 2011, el BIESS ha concedido 281 millones de dólares para el sector de la vivienda; por su parte, las instituciones privadas otorgaron 220 millones. El organismo creado por Correa y que inició sus actividades en el año 2010 ofrece préstamos para comprar casas a los ecuatorianos en diversos paquetes, según las necesidades del ciudadano, como “Vivienda terminada”, “Construcción de vivienda”, “Remodelación de vivienda” o “Sustitución de vivienda”.

Las entidades privadas se han visto obligadas a reorientarse hacia otras actividades que sigan siendo lucrativas y permitan su desarrollo. Concretamente, está teniendo éxito el sector de los créditos de consumo, que se ha incrementado sólidamente en el último año y en el que el gobierno de Correa aún no se ha decidido a entrar, ya sea directamente o bien mediante regulación. La intervención del gobierno en las diferentes áreas del país es característica del presidente.

Precisamente por eso, Ecuador genera dudas en las entidades financieras internacionales, que no ven con buenos ojos los vaivenes del gobierno de Correa. De hecho, después de que el grupo británico Lloyds vendiera sus activos al Banco Pichincha, en 2010, Citigroup es el único banco privado de origen foráneo que sigue apostando por el mercado interior ecuatoriano. Una tendencia que se agrava, aún más, con el dominio del BIESS sobre el mercado hipotecario.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA