Ecuador elude los mercados financieros tras lograr 2.000 millones de dólares de China

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

China ha vuelto a ayudar a Ecuador a saltarse el veto que los mercados financieros le han impuesto. Después de que el país andino declarase una moratoria sobre su deuda en 2008, el Imperio del Centro se ha convertido en su principal acreedor. Si se suma el nuevo préstamo de 2.000 millones de dólares (1.409 millones de euros) que fue firmado ayer, el socio más pequeño de la OPEP debe unos 6.700 millones (4.720 millones de euros) al gigante asiático. China ha vuelto a ayudar a Ecuador a saltarse el veto que los mercados financieros le han impuesto. Después de que el país andino declarase una moratoria sobre su deuda en 2008, el Imperio del Centro se ha convertido en su principal acreedor. Si se suma el nuevo préstamo de 2.000 millones de dólares (1.409 millones de euros) que fue firmado ayer, el socio más pequeño de la OPEP debe unos 6.700 millones (4.720 millones de euros) al gigante asiático.

El nuevo crédito, que Ecuador ha sellado con el Banco de Desarrollo de China, tendrá una tasa de interés del 6,9%, el país andino contará con entre dos y tres años de gracia y, posteriormente, un plazo de devolución de ocho años. Esos son los términos que se divulgaron en el momento de la negociación, la pasada semana, y que no han sido expuestos en el comunicado que ratificaba la firma.

Los recursos irán destinados a financiar el plan de inversiones públicas previsto por el Gobierno, es decir, cubrirán gastos en infraestructura vial, salud y educación. China se convierte de esta forma en el principal acreedor de Ecuador, algo que algunos analistas no ven con demasiados buenos ojos por la facilidad con la que el país asiático otorga el dinero. Por el contrario, lo cierto es que el Gobierno de Rafael Correa, que no cuenta con la confianza de los mercados financieros, se vale de esta facilidad para sacar adelante sus proyectos sociales.

El dinero chino, que ha sido otorgado en forma de operaciones de compra de crudo con pago anticipado, financiamiento de una mega central hidroeléctrica y proyectos de inversión pública, ha facilitado a Correa saltarse las restricciones financieras. Ecuador declaró una moratoria sobre unos 3.200 millones de dólares de su deuda comercial en el 2008, para luego recomprarla a precios de mercado. Esto lo ha granjeado la desconfianza de estos mercados, a los que tiene muy difícil acudir para financiarse.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA