Chinalco, la gran esperanza de Humala para frenar las protestas mineras peruanas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las inversiones que ha realizado en la ciudad minera de Morococha por parte compañía estatal china, Chinalco, podrían ser la gran esperanza del presidente de Perú, Ollanta Humala para que se relajen las protestas que han paralizado otros proyectos mineros como Conga y que amenazan inversiones de más de 50.000 millones de dólares (39.625 millones de euros) en el sector en todo el país. Las inversiones que ha realizado en la ciudad minera de Morococha por parte compañía estatal china, Chinalco, podrían ser la gran esperanza del presidente de Perú, Ollanta Humala para que se relajen las protestas que han paralizado otros proyectos mineros como Conga y que amenazan inversiones de más de 50.000 millones de dólares (39.625 millones de euros) en el sector en todo el país.

Chinalco ha construido una ciudad cerca del asentamiento de Morococha por valor de 50 millones de dólares (39 millones de euros) para 5.000 peruanos. Allí se les suministrará casas a sus pobladores con agua, alcantarillado o electricidad, servicios que carecen en la actualidad.

Según algunos expertos, si Chinalco logra que los pobladores se muden a la ciudad que ha planeado para los trabajadores de su factoría del cobre, podría cambiar la perspectiva social sobre la responsabilidad de las empresas frente a las protestas sociales contra los megaproyectos.

El proyecto cuprífero de Toromocho, que está en los alrededores de Morochocha, cuenta con una inversión china de 2.200 millones de dólares (1.743 millones de euros). Se espera que produzca el 25% de la producción actual del país, alrededor de 250.000 toneladas de cobre al año durante 35 años desde finales de 2013.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA