Chávez ordena la expulsión de la empresa irlandesa Smurfit Kappa de Venezuela

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente venezolano, Hugo Chávez, continúa, en plena preparación de las elecciones de 2012, expulsando a empresas internacionales de Venezuela. Ahora le ha tocado el turno a la irlandesa Smurfit Kappa, que posee 12.000 hectáreas de terrenos agrícolas en las regiones de Portuguesa y Lara. El mandatario ha solicitado la intervención inmediata de esas propiedades, hasta la última hectárea. El presidente venezolano, Hugo Chávez, continúa, en plena preparación de las elecciones de 2012, expulsando a empresas internacionales de Venezuela. Ahora le ha tocado el turno a la irlandesa Smurfit Kappa, que posee 12.000 hectáreas de terrenos agrícolas en las regiones de Portuguesa y Lara. El mandatario ha solicitado la intervención inmediata de esas propiedades, hasta la última hectárea.

El mandatario bolivariano tiene una gran valija cargada de actuaciones similares de mayor o menor importancia. Desde la expropiación del petróleo o la más reciente nacionalización de la industria del oro, a la persecución obstinada de empresas como La Polar, dedicadas al sector alimenticio. Por eso, a nadie extraña ya escuchar a Chávez pedir a su ministro de Agricultura, Juan Carlos Loyo, que «a Smurfit tenemos nosotros que sacarle hasta el último metro cuadrado del (Estado) Portuguesa (oeste). ¿Hasta cuándo le van a hacer daño a la tierra portugueseña? Esa tierra no es para forestal y menos para ese tipo de árboles”.

La entidad, una filiar de la irlandesa del mismo nombre, posee en los Estados de Portuguesa y Lara 12.000 hectáreas de terreno agrícola que dedica a la plantación de árboles para la producción de cartón. En 2009, el gobierno de Venezuela intervino 1.500 hectáreas pertenecientes a Smurfit , sembradas de eucaliptos. La motivación de Chávez, como ahora, era convertir esas tierras en propiedad colectiva para el cultivo de alimentos como caraotas (alubias) maíz, sorgo y yuca (mandioca).

La justificación, como en otras ocasiones, ha provenido de un supuesto daño que la empresa irlandesa estaría provocando en esos terrenos. “Han secado los acuíferos, los manantiales, las quebradas (…)” aseguró el presidente venezolano, que pidió a Loyo que actúe “más rápido al respecto (de la intervención), es una orden que estoy impartiendo por aquí».

Los medios de comunicación oficialistas de Venezuela han informado de la noticia como una victoria en una lucha contra el sistema de latifundios que vivía el país antes de la llegada de Chávez al poder. Venezolana de Televisión aseguraba “ que muchos campesinos se incorporaron al proyecto agrícola socialista después de vivir en el sistema explotador latifundista, pero advirtió (Chávez) que aún quedan muchos latifundios en Ospino, donde existen tierras con mucha agua y terreno de vocación agrícola mal utilizadas o apropiadas por terratenientes”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA