Chávez intenta que China sea un mercado alternativo a EEUU para la venta de crudo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente del Gobierno de Venezuela, Hugo Chávez, lleva a cabo una estrategia para intentar diversificar sus mercados petroleros y reducir así su dependencia económica de EEUU, principal cliente energético del país. El ministro de Energía bolivariano, Rafael Ramírez, ha asegurado que Caracas ya vende a Pekín más de 460.000 barriles de crudo al día, lo que representa un aumento del 21% respecto al mismo mes del año pasado. El Gobierno de Chávez pretende llegar a mandar a China hasta un millón de barriles al día. El presidente del Gobierno de Venezuela, Hugo Chávez, lleva a cabo una estrategia para intentar diversificar sus mercados petroleros y reducir así su dependencia económica de EEUU, principal cliente energético del país. El ministro de Energía bolivariano, Rafael Ramírez, ha asegurado que Caracas ya vende a Pekín más de 460.000 barriles de crudo al día, lo que representa un aumento del 21% respecto al mismo mes del año pasado. El Gobierno de Chávez pretende llegar a mandar a China hasta un millón de barriles al día.

Esta misma semana el presidente de China, Hu Jintao, realizará una visita a Venezuela, dentro de su gira por América Latina, en la que se espera que firme con su homólogo venezolano, Hugo Chávez, nuevos acuerdos energéticos y económicos.

En los últimos años, Venezuela y China han estrechado sus lazos económicos y políticos, incluyendo un multimillonario fondo de inversión binacional y la entrada de petroleras chinas en la Faja del Orinoco, una de las mayores reservas mundiales de hidrocarburos.

Además, el Gobierno de China ya ha dado luz vede para que se construya en su territorio una refinería entre la firma energética estatal CNPC y la petrolera venezolana Pdvsa con una capacidad de 400.000 barriles de crudo al día. El proyecto, valorado en 6.000 millones de euros, fortalecerá aún más los vínculos entre las dos naciones.

Con esta refinería, Venezuela, se asegura un sólido mercado para su petróleo; y China se garantiza un mayor suministro de petróleo a largo plazo para producir el combustible que tanto necesita

Sin embargo, los 460.000 barriles de crudo al día que Caracas vende a Pekín todavía están lejos de alcanzar los 827.000 barriles de crudo al día que se vendieron a EEUU en el mes de enero.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA