Chávez acalla, por el momento, el debate sobre su sucesión

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente venezolano, Hugo Chávez, se dio ayer un baño de masas tras su regreso sorpresa a Caracas desde La Habana. En un discurso, desde el balcón del pueblo donde suele celebrar sus victorias electorales, que se alargó por 40 minutos, el mandatario vio recuperado parte del apoyo que había ido perdiendo. Sin embargo, no todas las noticias son buenas para el Gobierno. El bono venezolano en dólares a 10 años ha frenado su rally para entrar en un proceso de compras. Mientras tanto, el dólar paralelo, el que se cambia en el mercado negro, ha vuelto a encarecerse hoy. El presidente venezolano, Hugo Chávez, se dio ayer un baño de masas tras su regreso sorpresa a Caracas desde La Habana. En un discurso, desde el balcón del pueblo donde suele celebrar sus victorias electorales, que se alargó por 40 minutos, el mandatario vio recuperado parte del apoyo que había ido perdiendo. Sin embargo, no todas las noticias son buenas para el Gobierno. El bono venezolano en dólares a 10 años ha frenado su rally para entrar en un proceso de compras. Mientras tanto, el dólar paralelo, el que se cambia en el mercado negro, ha vuelto a encarecerse hoy.

Pocos, por no decir nadie fuera de su círculo más cercano, esperaban que Hugo Chávez llegase ayer a Venezuela tras más de tres semanas recuperándose de dos operación que le han sido practicadas en La Habana. El cáncer, los expertos aseguran que de colon, que sufre, le habría obligado a permanecer en Cuba, donde ha mantenido las atribuciones de su cargo sin querer cederlos y ha practicado un estudiado ejercicio de desinformación para con la ciudadanía venezolana.

Ayer por la tarde, horas después de que aterrizase en el aeropuerto de Maiquetía, se presentaba frente a un gran número de adeptos, que se agolpaban para aclamarlo frente al balcón del pueblo donde celebra sus victorias electorales. Sin apenas muestras de estar sufriendo una enfermedad tan grave como la sufrida y acompañado por sus hijas, el mandatario anunciaba que la recuperación va a ser larga.

El líder ya está en casa, por sorpresa, después de haber ocultado información sobre su salud y dando muestras de una fuerte desconfianza hacia sus colaboradores, en quienes no ha delegado poder alguno. El líder, que siempre ha gobernado de forma paternalista, ha regresado para acompañarles en una celebración tan importante como las festividades del Bicentenario de la independencia. Ha hecho un gran esfuerzo retornando, ha mentido, pero está enfermo y deben perdonarse los pecados en momentos así. El plan marcado parece funcionar perfectamente.

Pero Chávez también ha vuelto para acallar las voces disonantes dentro del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). La cara ofrecida por sus dirigentes, que han repetido con insistencia el lema de «hay Chávez para rato», contrasta con la competencia que se ha producido en el interior del mismo. Como muestra, el vicepresidente Elías Jaua ha adelantado que habrá cambios dentro de los puestos de poder del ejecutivo. Los candidatos a sustituir al líder se han movido entre bastidores, algo por lo que, con el regreso de Chávez, tendrán que responder.

Un viejo colaborador del presidente, el excanciller y exvicepresidente José Vicente Rangel, ha vuelto como consejero político, tras esos bastidores, para aplacar los ánimos de las corrientes internas del partido y la inquietud del alto mando militar. El mandatario bolivariano ha vuelto en el marco de un plan para recuperar adhesiones, pero aprovechará para revisar el comportamiento de los suyos. Habrá que estar atentos, sobre todo, a lo que ocurra con el diputado Diosdado Cabello, sobre quien han girado algunas de las especulaciones más contrarias al presidente venezolano.

Mientras tanto, los mercados han acogido, como era de esperar después del rally vivido la pasada semana en la rentabilidad de los bonos venezolanos en dólares, con disgusto el regreso del mandatario. Al cierre de esta edición, los tenedores de bonos se han lanzado a la venta de dichos bonos y el precio ha caído desde los 77 dólares de ayer hasta los 76 de hoy. A su vez, la rentabilidad ha ascendido desde el 12.08% hasta el 12.25% de hoy. Los mercados, por tanto, apuestan porque Chávez podrá presentarse a las elecciones de 2012. Las dudas se van disolviendo y el resultado no gusta a los inversores.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA