Argentina y Brasil estudian un plan para la interconexión energética

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Argentina y Brasil estudian la posibilidad de una interconexión entre los complejos hidroeléctricos de Yacyretá, la central gestionada entre Argentina y Paraguay, y la repesa de Itaipú, primera en tamaño por operación del mundo. El proyecto, que podría consolidarse en los próximos meses, aspira a ayudar a un aumento de la producción, en un momento en el que la energía se ha convertido en la base de la política exterior de muchos países de la región. Argentina y Brasil estudian la posibilidad de una interconexión entre los complejos hidroeléctricos de Yacyretá, la central gestionada entre Argentina y Paraguay, y la repesa de Itaipú, primera en tamaño por operación del mundo. El proyecto, que podría consolidarse en los próximos meses, aspira a ayudar a un aumento de la producción, en un momento en el que la energía se ha convertido en la base de la política exterior de muchos países de la región.

Con la posible operación se uniría el suministro eléctrico de Brasil y Paraguay (partícipes en Itaipú), con el de Argentina (en cuyo territorio se sitúa Yacycetá). El objetivo de la operación sería estabilizar el sistema energético en la región, según informó Daniel Cameron, el Ministro de Energía argentino. Cameron argumentó el acuerdo diciendo que en determinados periodos tanto su país como Brasil padecen carencias. Este posible acuerdo podría gestarse a partir de 2011 a falta de los estudios medioambientales necesarios.

Sobre la posible unión entre las dos empresas hidroeléctricas y otros temas ha hablado el director general de Itaipú Brasil, Jorge Semek, que hoy ha participado en una conferencia en la Casa de América de Madrid. En esta charla el empresario aportó sus impresiones sobre el aprovechamiento hidroeléctrico regulado por el Tratado Internacional del río Paraná (cuenca en la que se asienta el proyecto de Itaipú).

Como trasfondo estuvo presente el acuerdo de este verano entre Brasil y Paraguay, por el que Lula da Silva firmó que a partir de ahora su país pagará 250 millones de euros al año a Paraguay en lugar de los 85 que venían pagando hasta ahora.

Paraguay lleva años presionando para que los excedentes de producción de Itaipú puedan venderse a terceros países como Argentina o Chile. Esta es una cuestión a la que, por el momento, Brasil se opone.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA