La líder de la Asamblea opositora de Venezuela espera protección de España frente a la orden de arresto

Venezuela

Venezuela

La nueva presidenta de la Asamblea Nacional controlada por la oposición venezolana, Dinorah Figuera, espera que el Gobierno español le brinde «garantías de protección» frente a la orden de arresto emitida contra ella por las autoridades chavistas, ya que es una «asilada política».

El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, anunció el martes que han solicitado a Interpol la emisión de una alerta roja de arresto contra la nueva junta directiva de la Asamblea elegida a finales de 2015, de la que forma parte Figuera.

La nueva presidenta, que reside actualmente en Valencia, asumió este mes las riendas de este órgano, en sustitución de Juan Guaidó, a quien sus compañeros apartaron del cargo tras poner fin al gabinete ‘interino’.

Figuera ha afirmado que ya se ha puesto en contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores y espera una «respuesta positiva» en cuanto a «garantías de protección». «Conocen mi caso desde hace tiempo», ha explicado en una entrevista a Europa Press en la que ha reconocido que estaría plenamente localizable.

«Estoy aquí en condiciones de asilo político», ha añadido, para acto seguido apuntar que los convenios internacionales firmados por España teóricamente le protegen de cualquier demanda de arresto que pueda surgir desde Caracas.

La dirigente opositora ha condenado los esfuerzos «sistemáticos» de las autoridades venezolana para «criminalizar» y «estigmatizar» a la disidencia, aunque ha señalado que no tiran la toalla. «Estamos indoblegables», ha sentenciado.

NUEVO EMBAJADOR

Figuera ha evitado cuestionar la decisión del Gobierno español de elevar de nuevo al primer nivel el rango de la relaciones diplomáticas con Venezuela. En este sentido, ha atribuido el reciente nombramiento de un embajador español en Caracas no tanto como «un apoyo a Maduro» sino como la constatación de las «necesidades» burocráticas de los venezolanos que residen en España, toda vez que la «estructura» administrativa de Venezuela sigue estando en manos del chavismo.

Figuera ha reconocido que la delegación de Guaidó en España, encabezada por Antonio Ecarri, ha tenido durante estos últimos años funciones «muy limitadas», independientemente de que las autoridades españoles le quisiesen conceder más o menos valor político a este tipo de representaciones.

La nueva Asamblea Nacional, que prevé reducir al mínimo las delegaciones en el exterior para reducir gastos, debe aún decidir dónde mantiene este tipo de representaciones, en función de «necesidades institucionales y políticas».

Figuera, que ha admitido que la Asamblea cuenta con un presupuesto «muy limitado», ha ofrecido a Ecarri estar «ad honorem» al servicio de las relaciones diplomáticas de la «legítima» representación legislativa de Venezuela.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA