Vías destartaladas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El comienzo de las obras en las carreteras (que incluirá construcción, reparación y mantenimiento de las mismas) ha supuesto que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretarse un “estado de emergencia” en las calzadas por un período de 90 días. El comienzo de las obras en las carreteras (que incluirá construcción, reparación y mantenimiento de las mismas) ha supuesto que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretarse un “estado de emergencia” en las calzadas por un período de 90 días.

El decreto ha visto la luz en la Gaceta Oficial durante el día de ayer y en él puede leerse: “se declara estado de emergencia de la infraestructura vial de todo el territorio nacional, por un lapso de 90 días (…) El lapso indicado podrá ser prorrogado, mediante decreto”.

De todo esto se ha hecho eco la prensa de la zona, que comenta también que el Ministerio de Transporte Terrestre, que se encarga de estos menesteres, llevará a cabo labores de construcción, rehabilitación y mantenimiento de autopistas, vías y otras carreteras a “escala nacional”.

Para el Gobierno, tal y como recoge el propio decreto, es “urgente e indispensable adoptar medidas extraordinarias sobre las carreteras venezolanas debido a su carácter estratégico y por la propia seguridad del país”.

Todo esto parece tener que ver con las 14 personas fallecidas y los 33 heridos el pasado miércoles en un choque frontal entre un autobús y un camión ocurrido en el estado de Guárico, debido a razones que aún se están investigando.

Las carreteras de Venezuela son peligrosas, debido al mal estado del asfalto y a la escasez, en ocasiones, de vías de comunicación. A esto se suma un parque motor envejecido que no se cuida y que proviene del control estatal sobre la industria empresarial, de lo que se quejan los empresarios.

Aunque el Gobierno considera que la culpa de todo esto es de ellos, los empresarios, a los que tacha de “especuladores” y de “hacer la guerra a la economía del país”.

En cualquier caso, Venezuela tiene una demanda anual de vehículos estimada de más de medio millón, aunque solo se están ofreciendo entre 80.000 y 100.000, de ello se ha hecho eco la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA