Venezuela genera dudas

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Aunque el presiente, Nicolás Maduro, ha vuelto a insistir en que el país cumplirá con sus compromisos, el mercado cree que es probable que la nación no tenga recursos para asumir el pago de deuda de la República y PDVSA que vencen en octubre. Venezuela está en el punto de mira de los inversores y economistas. Aunque el presiente, Nicolás Maduro, ha vuelto a insistir en que el país cumplirá con sus compromisos, el mercado cree que es probable que la nación no tenga recursos para asumir el pago de los bonos de deuda de la República y de la petrolera estatal PDVSA que vencen en octubre.

El Ejecutivo bolivariano siempre ha desembolsado con puntualidad los pagos de deuda soberana desde que llegó al poder en 1999 con el líder Hugo Chávez al frente. Pero tras el fallecimiento del mandatario y la sucesión como presidente del país de Maduro, la coyuntura económica preocupa.

El desabastecimiento de productos básicos y la escasez de dólares son cada vez más agudos en el país latinoamericano, que ha empeorado sus perspectivas económicas.

Fue un texto publicado por el economista y exministro venezolano Ricardo Hausmann y un economista cercano a la oposición, Miguel Ángel Santos, titulado “¿Debería Venezuela dejar de pagar?” el que hizo saltar la liebre de los temores en el mercado.

Dijeron claramente que los inversores tienen sospechan que la nación sudamericana pueda incumplir el pago previsto para los primeros días de octubre, que asciende a más de 5.000 millones de dólares (cerca de 3.900 millones de euros).

Maduro ha contestado a los economistas y ha asegurado en una entrega de créditos para sectores industriales celebrada esta semana que “estamos listos para cumplir nuestros compromisos internacionales completos. Hasta el último dólar”, apunta Efe.

Además, el mandatario ordenó el miércoles la cancelación de deudas acumuladas desde el año pasado para el sector salud y de autos, en crisis por la falta de materia prima.

Pero se estima que, hasta final de año, el país deberá cancelar unos 7.000 millones de dólares (unos 5.400 millones de euros) en vencimientos e intereses y los empresarios además calculan que hay unos 14.000 millones de dólares (más de 10.800 millones de euros) en liquidaciones de divisas demoradas desde el año pasado para sectores como alimentos y aerolíneas, apuntas estas informaciones.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA