Urnas al ‘rojo’

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha mostrado su temor a sufrir su primera derrota electoral el próximo 4 de abril. El mandatario ha lanzado una advertencia a los votantes del país al asegurar que sólo tendrán el ‘apoyo’ del Gobierno las regiones que voten por sus candidatos. El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha mostrado su temor a sufrir su primera derrota electoral el próximo 4 de abril. El mandatario ha lanzado una advertencia a los votantes del país al asegurar que sólo tendrán el ‘apoyo’ del Gobierno las regiones que voten por sus candidatos.

Esto se produce tras la publicación de los últimos sondeos que predicen que el Movimiento al Socialismo (MAS) perderá en lugares estratégicos como Beni, Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca y obtendrá en el computo final de votos una significativa pérdida.

Durante el mitin de cierre de la campaña del MAS en Sucre, Evo ofreció invertir 500 millones de dólares de inversión para este departamento con la condición de que el pueblo vote por Ana María Quinteros, candidata a la Alcaldía de Sucre, y por Esteban Urquizo, candidato por Chuquisaca.

El mandatario argumentó que no podrá trabajar con personas que conspiraron en su contra, y recomendó al pueblo que no se equivoque el 4 de abril. También aseguró que si la oposición gana, la Alcaldía no tendrá recursos.

Según los últimos sondeos el partido de Evo ganará en cinco de las nueve regiones del país y la mayoría de los 337 municipios, entre ellos El Alto, Oruro, Potosí, Cochabamba y Cobija, pero no con las votaciones récord que logró el MAS en los últimos cinco años.

Hasta el momento, la intención de voto a favor de las candidaturas del MAS se encuentra muy por debajo de lo que Evo logró en las elecciones generales de 2005 (un 53%), en el referéndum revocatorio de 2008 (un 67%) y en los comicios presidenciales de 2009 (un 64%).

Algunos analistas y periodistas bolivianos de diferentes tendencias políticas han indicado que Evo Morales sufrirá su primera derrota electoral el próximo 4 de abril, mientras el Movimiento Sin Miedo, liderado por Juan del Granado, se perfila como la segunda fuerza política del país.

Al cierre de esta edición aún no se conocían los datos del cierre de la campaña electoral en Bolivia, que Evo celebra en la localidad de Ceja, en la región de El Alto y según han asegurado los organizadores contará con la asistencia de unas 100.000 personas.

Otro que ya ha vaticinado la derrota de Evo ha sido Felipe Quispe, quien fuera mano derecha de Evo Morales y ex secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia. Quispe adelantó en Americaeconomica.com que el MAS tan sólo ganará en las grandes ciudades, donde cuenta con apoyos incondicionales

Mientras, el líder indígena apoyará al partido Movimiento por la Soberanía, escisión del Movimiento al Socialismo (MAS), para derrotar al mandatario boliviano en las elecciones legislativas del próximo domingo.

Quispe ha afirmado a este diario que los antiguos militantes del MAS han decido formar el partido Movimiento por la Soberanía por las diferencias que han tenido con el mandatario, que impuso a sus candidatos y destituyó a los que habían elegido.

El líder indígena, junto con los dirigentes campesinos y sindicalistas, formó un partido político, Bolivia Social Demócrata y que encabezó Jaime Solares, el ex ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COD), para luchar contra Evo Morales en las elecciones presidenciales del pasado 6 de diciembre.

Pero en esta ocasión no han podido presentar candidaturas porque no han logrado obtener personalidad jurídica, por lo que actúan desde la clandestinidad en su tarea política, al dar su apoyo a los representante que defiendan, al igual que ellos, la mecanización del agro y el seguro social para todos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA