Un equipo cansado

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Nuestro colaborador, Juan Carlos Zapata, continua una semana más con la narración de las apasionantes luchas de poder que se desarrollan en estos momentos en el entorno del presidente de Venezuela, Hugo Chávez. En un estilo próximo a las tendencias de vanguardia del viejo-nuevo periodismo que tuvo su decada fundacional en la década de los 60 del siglo pasado, Zapata acerca la cámara a un grupo político, todavía convencido de la perdurabilidad de su líder que parece descomponerse en las alturas, pero que cuenta todavía con una amplia base de sustento entre el electorado popular. Pasen y lean…. Nuestro colaborador, Juan Carlos Zapata, continúa una semana más con la narración de las apasionantes luchas de poder que se desarrollan en estos momentos en el entorno del presidente de Venezuela, Hugo Chávez. En un estilo próximo a las tendencias de vanguardia del viejo-nuevo periodismo que tuvo su decada fundacional en la década de los 60 del siglo pasado, Zapata acerca la cámara a un grupo político, todavía convencido de la perdurabilidad de su líder que parece descomponerse en las alturas, pero que cuenta todavía con una sólida base de sustento entre el electorado popular. Pasen y lean….

-¿El vicepresidente Ramón Carrizales dió un portazo?

-No creo. Renunció. Era su derecho.

-Dicen que por desacuerdo por la forma como Chávez trató a su esposa, la ministra de Ambiente.

-Y ella está enferma. Es muy difícil trabajar con el Presidente.

-¿Por el trato?

-Y la presión.

-¿Qué consecuencias traerá la salida de Carrizales?

-Ninguna. El no tiene peso político. Han agrandado este hecho.

-Hay un ambiente extraño. Hasta Lina Ron ha vuelto a aparecer.

-Y Lina Ron no aporta votos. Los medios opositores son culpables de que Lina Ron sea una estrella. La endiosaron para mostrar lo feo y lo malo del chavismo y la convirtieron en una heroína popular.

-Hablando de votos, ¿cómo ve el panorama para las elecciones legislativas?

-Ganamos la mayoría. Se impondrá la tendencia del 60%- 40% a favor nuestro, sólo que el porcentaje de votos no es igual al de diputados electos, y por tal razón la oposición no conseguirá más de 35 escaños.

-¿Por qué está tan seguro?

-La gente nueva que se inscribe en el Comité Nacional Electoral (CNE) es de los sectores populares. Y a ellos- la oposición- les está costando acordarse en una fórmula unitaria (presentarse con una candidatura única).

Todo lo anterior, corresponde a unas declaraciones de un parlamentario chavista con quien compartí asiento de avión. ¿Qué destaca aquí? La renuncia de Carrizales. Y si fue un portazo o no, lo que importa es la manera como se fue, la prisa con que se fue.

El impacto en las filas gubernamentales no es de mando, ni de jerarquías, sino de orden moral. Han comenzado a renunciarle a Hugo Chávez, y aquí estriba lo difícil. Para que el ex-ministro de Finanzas, Tobías Nóbrega, pudiera irse, tuvo que declarar en torno a una devaluación que sólo llegó un lustro después.

Algunos no lo han conseguido todavía. Hay que ver los esfuerzos de Rafael Ramírez para que lo dejen salir de Petróloes de Venezuela (PDVSA). Hasta se declaró agotado en diciembre. A Chávez no le renuncian, dicen. El manda al nuevo designado a tocarle la puerta al titular del cargo y listo, se acabó: me mandaron para ocupar este cargo.

Otros se enteran porque el presidente lo anuncia en su programa de televisión. Este parlamentario chavista con quién hable, además, aporta el detalle de la enfermedad de la esposa de Carrizales, lo cual agrava la situación.

Por éso no sólo dimite quién fuera vicepresidente sino también Eugenio Vásquez Orellana, recién designado para el Banco de Venezuela, después de que el Estado le comprará la entidad al Grupo Santander ¿Y cuál es el argumento del funcionario? Enfermedad.

¿Y la renuncia de Carrizales? Vásquez Orellana le declara a El Mundo de la Economía el lunes pasado: .Razones personales que desconozco.. Nadie le cree que no lo sabe, aunque lo evidente es que Vásquez Orellana es un hombre agotado, se le ve en la cara, en la actitud, en esa forma de decir que Chávez llama, y presiona a cada momento, que está encima de los funcionarios, y que hay que obedecer, (.entendido.); obedecer .en silencio..

Se vuelve al punto de partida: no es tanto que presione sino cómo lo hace. De allí que el gobierno sea un equipo cansado, que no aguante más. ¿Eso explica l llamada a Ramiro Valdés? ¿Eso explica por qué es necesario traer a Caracas a uno de los jefes del G-2 cubano? ¿Cercar a los colaboradores?

Seguiremos informando…

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA