Sobresalientes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Santander y BBVA, los dos mayores bancos españoles, han salido reforzados de la publicación de los test de resistencia llevados a cabo por el Comité de Supervisión Bancaria (CSB). Su adecuada capitalización y la fortaleza de su balance han quedado claramente demostrados en este examen que han conseguido pasar con una calificación sobresaliente. La pujanza de su negocio latinoamericano tiene mucho que ver en los excelentes resultados conseguidos por estas entidades. Santander y BBVA, los dos mayores bancos españoles, han salido reforzados de la publicación de los test de resistencia llevados a cabo por el Comité de Supervisión Bancaria (CSB). Su adecuada capitalización y la fortaleza de su balance han quedado claramente demostrados en este examen que han conseguido pasar con una calificación sobresaliente. La pujanza de su negocio latinoamericano tiene mucho que ver en los excelentes resultados conseguidos por estas entidades.

En general, las pruebas han sido un éxito en toda la UE, con la posible excepción de Alemania, país sobre cuyo sistema financiero aún se proyectan algunas sombras. Sólo siete de las 91 entidades de crédito europeas han suspendido los test de solvencia. En concreto, el alemán Hypo Real Estate, el griego ATEbank y cinco grupos de cajas españolas. Todos los bancos españoles han superado con nota la prueba.

Mientras, en el sector de las cajas se necesitaría un refuerzo de capital adicional que sólo supondría una cantidad similar al 1% de los activos totales del sistema financiero español y que no sería necesaria más que en los casos más adversos contemplados contemplados por la prueba y que se relacionan con una abrupta caída del crecimiento económico en el Continente, con un deterioro súbito del valor de la deuda soberana.

El sector financiero español representaba las tres cuartas partes de las 91 entidades analizadas, Además, las pruebas afectaban al 95% del sistema español, frente al 50% de media el resto de Europa. Sólo Francia, con cuatro bancos analizados, pero que signficaban el 80% de los activos se acercaba a la minuciosidad del examen español.

El Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha señalado que esta diferencia se explica por el hecho de que sólo contabilizando Banco Santander, BBVA y La Caixa, ya se habría analizado el 50% del sector español, y el objetivo era recuperar la confianza del mercado. “Si no hubiéramos examinado todo el sistema, no habríamos cumplido el objetivo”.

Fernández Ordóñez, ya se ha apresurado a adelantar que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) está disponible para recapitalizar a las entidades, aunque éstas podrían acceder a los mercados, tal y como ya ha anunciado que podría hacer Banca Cívica (el SIP formado por Caja Navarra, CajaCanarias y Caja Burgos).

No obstante, elgobernador ha subrayado que los escenarios que ha testado el CEBS no son una estimación de lo que va a pasar, sino un ensayo para ver qué ocurriría en el caso de que se cumplieran una serie de condiciones extremas y que tienen una baja probabilidad de ocurrir.

En el contexto más adverso, Banco Santander preservaría un ratio de capital Tier 1 del 10%, el mismo del cierre de 2009, que es la referencia de partida de estos tests. Además, según ha destacado la entidad en un comunicado, la entidad en el peor escenario posible obtendría beneficios, generaría capital y continuaría con su actual política de pay-out, lo que implica distribuir entre sus accionistas alrededor del 50% del beneficio ordinario. BBVA, el otro gran banco español, tampoco sufriría demasiado ante el escenario más adverso, ya que su Tier 1 apenas se reduciría hasta el 9,3%, desde el 9,4% del cierre de 2009.

El presidente de BBVA, Francisco González, ha señalado que “las pruebas publicadas hoy confirman la fortaleza financiera del grupo, que pese a no haber realizado ninguna ampliación de capital desde el inicio de la crisis, se encuentra entre los bancos más sólidos y solventes de Europa”. La mejor nota en España es para Banca March, con un Tier 1 del 19%, mientras que el del Popular ascendería al 7%, aunque se trata de una entidad de carácter familiar, nada representativa.

Peores notan han sacado las cajas de ahorros, especialmente aquellas en procesos de reestructuración y que ya se habían visto obligadas a solicitar ayudas al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). En total, y según las pruebas, cuatro grupos de cajas necesitan capitalización, al margen de CajaSur, que ya ha sido adjudicada a BBK, con una cifra que asciende en total a aproximadamente 2.000 millones de euros. Unnim (Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa) que necesitaría una inyección de capital de 1.032 millones para completar el Tier 1 del 4,5%.

La intervenida CajaSur, requería 208 millones. A la fusión de Caixa Sabadell, Terrassa y Manlleu (Diada) le harían falta 270 millones ya que presentaría un capital del 3,9%. El grupo Banca Cívica, formado por Caja Navarra, General de Canarias y la de Burgos, necesitaría 406 millones, aunque hoy mismo ha llegado a un acuerdo con JC Flowers para captar 450 millones de capital. Este grupo presentaría un Tier 1 del 4,7%. La fusión Caja Duero y Caja España necesitaría 127 millones de euros, con un Tier 1 del 5,6%.

Fuera de problemas, Jupiter, la fusión fría liderada por Caja Madrid y Bancaja junto a otras entidades de menor tamaño, ha aprobado el test con un 6,7%, mientras que La Caixa, todavía la mayor caja de ahorros de España, alcanza un Tier 1 en el escenario más adverso del 7,7%.

En Alemania, todos los bancos a excepción del Hypo Real Estate, que necesitará 1.200 millones de euros, han aprobado. No obstante, en este caso ya se había dado por descontado incluso por la propia Angela Merkel que necesitaría capital adicional. De entre las 13 entidades financieras que se habían sometido a las pruebas, y en contra de los que esperaba el mercado, sólo Hypo Real State no ha conseguido suparlas. El banco ha registrado un Tier 1 del 4,7%, cuando el mínimo exigido era del 6%. Los analistas esperaban que otras entidades como el landesbank NordLB o Deutsche Postbank necesitaran capital adicional, pero han conseguido superar el test, aunque por los pelos. Sus ratios de solvencia han sido del 6,2% y del 6,6%, respectivamente. Deutsche Bank, el primer banco de Alemania, ha presentado un Tier 1 del 12%.

El resto de bancos europeos ha superado las pruebas, con la excepción de el banco griego banco griego ATEbank. En Francia, los cuatro bancos analizados también han superado las pruebas. El primero en anunciar los tados oficiales ha sido el Banco de Portugal, que ha señalado que todos los bancos del país han superado las pruebas. En total sólo siete entidades europeas no han superado las pruebas.

Las pruebas, realizadas por los supervisores nacionales y coordinados por el Comité Europeo de Supervisores Bancarios tienen como objetivo determinar si los bancos tienen capital suficiente para resistir a una situación de empeoramiento de la economía, con escenarios de aumento del paro, caída del precio de la vivienda e incremento de la morosidad. El peor escenario contempla una contracción de la economía de la UE del 2% este año y del 1,3% en 2011. Las pruebas también contemplan un escenario de ‘shock’ de la deuda soberana, aunque en este caso no se ha especificado qué descuentos se aplicarán a los títulos de los diferentes países.

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, ya se había mostrado convencido antes de conocerse estos resultados de que la banca española y el sistema financiero de nuestro país estaba “a la altura” o era “incluso mejor” que el del resto de Europa. Botín, que se encontraba en Palma tras firmar un convenio con el Gobierno balear, ha señalado que “llevamos un mes que estamos mejorando claramente”. No obstante, el presidente del Banco Santander ha reconocido que aún queda mucho por mejorar aunque siempre incidiendo en que el examen que ha pasado la banca española ha sido un ejercicio de “transparencia colosal”, más exigente y completo que el de la banca americana y europea. De hecho, de las 91 entidades de crédito analizadas, 27 de ellas (nueve bancos y 18 cajas de ahorros), son españolas, debido a la apuesta por la transparencia que ha defendido siempre el Banco de España (BdE). En la misma línea se ha expresado el presidente Zapatero, que ha recordado que España ha sometido a examen por voluntad propia al 95% de su sistema financiero, a todos los bancos y cajas de ahorros a excepción de las cajas rurales y las cooperativas de crédito, mientras que el resto de países han sometido a estas pruebas al 50% de su sistema financiero.

Además, las instituciones españolas han dado “una mayor información desagregada con el fin de prestar atención a los riesgos ligados al sector inmobiliario”, lo que servirá para que los mercados financieros conozcan “con suficiente precisión la situación del sistema bancario español” y su resistencia a condiciones adversas. En este sentido, el presidente del Ejecutivo explicó que España se ha autoimpuesto un examen de máximos muy por encima de lo que han acordado las autoridades europeas.

Frente a esta actitud, las autoridades de otros países como Alemania, han sido siempre reticentes a publicar estos resultados, alegando que podrían repercutir en mayores turbulencias. Finalmente, 14 entidades alemanas han pasado las pruebas, incluidos los principales ‘landesbanken’. Los expertos coinciden en señalar a la banca alemana como la más necesitada de capital adicional si la situación económica empeora.

En comparación, y según publicaba hoy el diario El País, todos los bancos españoles han superado las pruebas, mientras que en el sector de las cajas de ahorros se habían encontrado déficits de capital en las entidades que han solicitado ayudas al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para poder fusionarse.

No obstante, según consideran los analistas, el hecho de que la pruebas muestren requisitos adicionales de capital no es un hecho malo en sí mismo, sino que contribuirá a aumentar la credibilidad del sistema, puesto en duda por la prensa estadounidense en las últimas semanas. Según han señalado los analistas de Saxo Bank, si los escenarios son demasiado fáciles para los bancos, los inversores podrían ver los test como simples intentos de manipular la opinión del mercado y esconder problemas de base.

Mercados

Poco antes de que se hicieran públicos los resultados de las pruebas de fortaleza financieras, las dudas surgieron entre los inversores acerca de que estos test no reflejen la salud real de la banca europea. Estos rumores arrastraron al euro, que de las ganancias que registró al inicio de la jornada pasó a perder un 0,5%, hasta establecer su cruce con la divisa estadounidense en los 1,2837 dólares.

“El mercado interpreta que las pruebas han sido demasiado indulgentes”, afirmó Hans Redeker, analista de divisas de BNP Paribas en Londres a la agencia Dow Jones. “El mercado cree que se ha hecho una chapuza enorme”, afirma Citigroup.”Si esto se confirma, la divisa europea volverá a recuperar de papel de paria”, ha añadido. A pesar de ello, la calma reinaba en los mercados de renta variable. Los principales indicadores de las Bolsas europeas registraban cerca del cierre ligeras subidas.

No obstante, la calma era la nota dominante en los mercados bursátiles a la espera de que, tras el cierre, se hiciesen públicos los test de resistencia financiera realizados a 91 entidades de crédito europeas. El Ibex 35 cerró la jornada con un alza del 0,83% hasta alcanzar los 10.388,2 puntos. Las acciones de Banco Santander subieron un 1,3%, y las de BBVA avanzaron un 1,1%. En el Dax alemán, Deutsche Bank cedió un 0,1% al cierre. En el sector financiero francés, BNP Paribas subió un 0,1%, la misma alza registrada por Société Générale.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA