Reclamaciones que se acumulan

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, con la vista puesta en las inminentes elecciones presidenciales se enfrenta a dos problemas: las críticas de la Iglesia Católica por el intento de la “santificación” de Hugo Chávez y la escasez de alimentos básicos. El presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, con la vista puesta en las inminentes elecciones presidenciales se enfrenta a dos problemas: las críticas de la Iglesia Católica por el intento de la “santificación” de Hugo Chávez y la escasez de alimentos básicos.

Y es que Nelson Marentes y Jorge Giordani, presidente del Banco Central y ministro de Finanzas, respectivamente, le han notificado vuelve a haber escasez de alimentos, lo que no puede dejar de crispar a la población. En el documento elaborado por Marentes y Giordani, también aparecen los indicadores de inflación.

En relación al abastecimiento y a cierra de marzo, en 86 de cada establecimientos faltaba harina de trigo, en 75,3 el maíz, en 73,7 el azúcar y en 70,6 la leche completa en polvo. Pero eso no es todo, porque en 66,1 de cada 100 se ha echado de menos la harina de maíz precocida, en 50,9 el café molido, en 34,5 las sardinas enlatadas, en 33,1 el queso blanco y en 18,5 el queso amarillo.

En el documento se recoge la escasez de alimentos, y en esta ocasión se coloca en el 17,7% lo que estás más de un punto y seis décimas porcentuales de lo que se contabilizó en noviembre de 2012.

La prensa venezolana comenta que los problemas de abastecimiento aumentan en un entorno donde la producción nacional “no se comporta adecuadamente en medio de férreos controles de precios y la disminución en la entrega de divisas retrasa las importaciones de insumos y productos terminados”.

Otros factores que influyen en la escasez de productos y en la inflación (que según el informe en marzo se ubica en el 2,8%) son la devaluación de la moneda, el desequilibrio entre la oferta y la demanda y el desacato al control de precios.

Aunque, claro, no es el único problema al que tiene que enfrentarse Maduro, las comparaciones del fallecido presidente Chávez con Jesucristo o que lo describen como un santo o un ente espiritual que se comunica con él, han crispado a la Iglesia católica de Venezuela, que no comparte el punto de vista del presidente “encargado”.

En cualquier caso, si son muchos los venezolanos que están de acuerdo con el “elegido de Chávez” y lo consideran un santo. Por ejemplo, en una capilla de Caracas llamada “Santo Hugo Chávez del 23”, nombre que aparece en la fachada, se le venera y ya han sido miles los venezolanos que la han visitado para rendirle homenaje a un hombre que fue “presidente” para unos y “santo” para otros.

Varios feligreses de la capilla hablan del mandatario como “el santo de los pobres” y al colocarlo en una pared en una imagen compartiendo protagonismo con Jesús, lo que les ha granjeado todo tipo de críticas, a las que prefieren no hacer caso.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA