Promesas a cambio de votos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El aspirante a la presidencia por la Concertación de Chile, Eduardo Frei, continúa en su afán de conseguir el respaldo del candidato revelación Marco Enríquez-Ominami en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Chile que se celebrará el próximo 17 de enero. Lo necesita para batir al derechista Sebastián Piñera que casi le humilló en la primera vuelta. El aspirante a la presidencia por la Concertación de Chile, Eduardo Frei, continúa en su afán de conseguir el respaldo del candidato revelación Marco Enríquez-Ominami en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Chile que se celebrará el próximo 17 de enero. Lo necesita para batir al derechista Sebastián Piñera que casi le humilló en la primera vuelta.

Para lograr esta asociación, Frei ha anunciado, por ejemplo, que se compromete a elaborar una reforma tributaria durante los primeros 90 días de su eventual gobierno, con lo que se cumpliría uno de los puntos fundamentales del programa de su antiguo rival. Pero no lo va a tener fácil, según han asegurado a Americaeconomica.com fuentes oficiales del político independiente

Quizá se trata de que Ominani militara antes en La Concertación, o del hecho de que todavía sus antiguos compañeros no le hayan ofrecido el puesto de vicepresidente, pero, de momento, sólo ha reiterado su intención de no recomendar a ninguno de los dos candidato a habitar la ‘Casa de la Moneda’ que siguen en la pelea.

Todo parece indicar que Frei tendrá que subir el tono de las promesas para conseguir el apoyo de Ominami. Pese a esto, la dirección del Partido Comunista de Chile (PCCh) ya ha anunciado que respaldará al ex presidente chileno.

Con este respaldo del Partido Comunista, Frei además consigue el apoyo de la coalición formada por esta agrupación para la primera vuelta junto a otros grupos de la izquierda chilena, Juntos Podemos Más, que también ha anunciado su petición de voto para el candidato de la Concertación.

Jorge Arrate, candidato a la presidencia de Chile por la izquierda extraparlamentaria en las elecciones del pasado 13 de diciembre, también ha querido respaldar Frei en estos comicios. Arrate, que obtuvo un 6,21% de los votos en la primera vuelta, visitó a Frei en su casa, donde selló con un apretón de mano su respaldo al candidato de la Concertación, que el próximo 17 de enero se enfrentará al inversor Sebastián Piñera, representante de la oposición derechista.

Este último fue el ganador de la primera vuelta, con un 44,03%, mientras Frei obtuvo un 29,60% y el independiente Marco Enríquez- Ominami un 20,13%.

Arrete ha indicado a los medios locales que apoya a Eduardo Frei para la elección presidencial y que esta disponible para contribuir en lo que pueda junto a sus compañeros y compañeras que le acompañan en el Frente Amplio.

El candidato del Frente Amplio ha asegurado que los doce compromisos asumidos por Frei con la izquierda en materias políticas y económicas argumentan el respaldo que entregó a la candidatura oficialista.

De esta forma se confirma lo que hace unas semanas ya aseguraban a este diario fuentes oficiales del Partido Socialista. Desde esta agrupación indicaron que los partidos progresistas del país habían decidido unirse para impedir que el candidato de derecha llegue al poder en una segunda vuelta.

Desde el partido de Michele Bachelet aseguraban a este diario que impulsan un acuerdo en el que existe el consenso de todas las partes implicadas. En este pacto entre las agrupaciones progresistas de Chile buscan poder llegar al poder para modificar la Constitución chilena, acabar con el actual sistema electoral y profundizar en los Derechos Humanos.

Además, entre los acuerdos a los que estos partidos han llegado a un consenso destacan una reforma que permita profundizar en los derechos laborales y conseguir que desaparezca la Amnistía que dicto Augusto Pinochet.

Aunque los sondeos apuntan que en la segunda vuelta entre Piñera y Frei, el primero, máximo accionista de la aerolínea LAN, obtendrá un 49% de apoyo, 17 puntos más que el ex presidente (1994-2000) y senador, cuya intención de voto es del 32%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA