“Privatización parcial”

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El candidato de la derecha de Chile, Sebastián Piñera, ha centrado su campaña electoral en los sectores estratégicos del país. Esta ha sido su principal apuesta, aunque no en todos los sectores de la sociedad chilena han gustado sus propuestas. La más controvertida ha sido la de sacar a bolsa el 20% de la estatal Codelco, pero aunque muchos pensaban que este anuncio le podría costar una gran pérdida de votos, lo cierto es que a tan solo dos días de las elecciones presidenciales todas las encuestas le dan como el gran vencedor de estos comicios con un 44,1% de los votos. El candidato de la derecha de Chile, Sebastián Piñera, ha centrado su campaña electoral en los sectores estratégicos del país. Esta ha sido su principal apuesta, aunque no en todos los sectores de la sociedad chilena han gustado sus propuestas. La más controvertida ha sido la de sacar a bolsa el 20% de la estatal Codelco, pero aunque muchos pensaban que este anuncio le podría costar una gran pérdida de votos, lo cierto es que a tan solo dos días de las elecciones presidenciales todas las encuestas le dan como el gran vencedor de estos comicios con un 44,1% de los votos.

Muchos sectores de la sociedad chilena desaprueban que inversores privados metan mano en la preciada compañía, la mayor productora mundial de cobre. Desde el sindicato Central Unitaria de Trabajadores (CUT) han mostrado a Americaeconomica.com su total rechazo a esta propuesta, ya que consideran que se abre una luz a su privatización.

Además, esta práctica que podría aplicarse a otras empresas públicas que requieran aumentos de capital

Otra de las promesas de Sebastián Piñera es aumentar la productividad, centrándose en la modernización de las empresas públicas. Pero sin duda la propuesta estrella ha sido la de colocar en el Mercado Bursátil un 20% de la propiedad de las Empresas Públicas que necesitan más financiamiento.

La propuesta significa que se colocaría un porcentaje de las empresas públicas que requieran financiación en los mercados de capitales con preferencia a los fondos de pensiones, de forma tal que los trabajadores chilenos que quieran ahorrar y quieran que sus inversiones provisionales vayan a las empresas más rentables como es por ejemplo la industria del cobre, lo pueden hacer, ya que una empresa como Codelco que requiere capital, puede recuperar fondos a partir de ese aumento de capital y emprender los proyectos que ha tenido que cancelar.

El posible futuro presidente de Chile, y conocedor del fuerte rechazo que esta propuesta genera en muchos sectores de la sociedad chilena, ha dejado muy claro en la campaña electoral que Codelco, naturalmente, va a seguir siendo una empresa pública, que sólo se está hablando de un porcentaje minoritario.

El candidato de la derecha de Chile tiene una ventaja de más de diez puntos en la intención de voto para las elecciones presidenciales del próximo domingo. Ante estos datos de las encuestas los partidos progresistas del país han decidido unirse para impedir que el candidato llegue al poder en una segunda vuelta, según han asegurado fuentes oficiales del Partido Socialista chileno a este diario.

De acuerdo con el sondeo del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC), Piñera se impondría en los próximos comicios con un 44,1% de los votos, seguido del candidato de la Concentración Eduardo Frei, con un 31%, y del aspirante independiente Marco Enríquez-Ominami, con el 17,7% de los votos.

En una hipotética segunda vuelta entre Piñera y Frei, el primero, máximo accionista de la aerolínea LAN, obtiene un 49% de apoyo, 17 puntos más que el ex presidente (1994-2000) y senador, cuya intención de voto es del 32%.

Pero la gran sorpresa de estas elecciones ha sido el diputado y candidato presidencial independiente Marco Enríquez-Ominami, que es cineasta y filosofo y que a sus 36 años ha logrado posicionarse en muy buen lugar en las encuestas y según aseguran muchos observadores políticos podría alzarse con el triunfo en una hipotética segunda vuelta, que esta prevista para el 17 de enero de 2010.

El nuevo candidato de la coalición de centro-izquierda, la Concertación, que gobierna desde 1990, no aparece muy respaldado por los chilenos en todos los sondeos, pese al apoyo popular que ha recibido siempre la mandataria en las encuestas, que ha superado en algunas ocasiones el 70%.

Enríquez-Ominami abandonó el partido de Bachelet porque no le permitieron competir en las primarias. Pero el diputado ahora tiene el apoyo de un gran sector de esta coalición que desea un cambio en la izquierda chilena.

El candidato Enríquez-Ominami Hijo del histórico líder del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), el médico Miguel Enríquez y la periodista Manuela Gumucio. Su padre adoptivo es el actual senador Carlos Ominami, que lo acompaña en su lucha por alcanzar la presidencia de Chile. Hasta el día 12 de junio de 2009 militó como diputado del Partido Socialista de Chile, el cual abandonó para hacer efectiva su candidatura independiente a la presidencia de Chile.

Habrá que esperar hasta el domingo para saber quien será el nuevo mandatario de Chile pero lo que ya es una realidad es que el tiempo de Michele Bachelet se ha acabado y según afirman muchos expertos políticos también el de la Concentración.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA