Piñera se queda mudo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Hace ya cuatro días que la democracia cristiana chilena lanzó un órdago al presidente Sebastían Piñera en forma de propuesta para cambiar por completo el sistema político del país. Entre otras lindezas se pretende limitar el poder casi absoluto que ahora tiene el mandatario. A pesar de ello, el político aludido permanece mudo, al meno por el momento. Hace ya cuatro días que la democracia cristiana chilena lanzó un órdago al presidente Sebastían Piñera en forma de propuesta para cambiar por completo el sistema político del país. Entre otras lindezas se pretende limitar el poder casi absoluto que ahora tiene el mandatario. A pesar de ello, el político aludido permanece mudo, al meno por el momento.

Si el presidente de Chile, Sebastián Piñera, no ganaba para disgustos entre las movilizaciones estudiantiles por una educación gratuita o de la población más pobre en busca de mejoras sociales. Ahora, el mandatario ha pedido la coalición de sus aliados ante una disputa dentro de su mayoría parlamentaria. Dos de los partidos que lo apoyaron en su anterior elección presidencial, Renovación Nacional (RN) y Democracia Cristiana (DC), han pactado una reforma política, que entre otras medidas, pide una revisión de papel del presidente dentro del sistema de Gobierno.

La mayoría parlamentaria de Piñera se une bajo la Coalición por el Cambio, creada en el 2009 para apoyar al gobernante en las elecciones presidenciales. Esta coalición se forma por los partidos, RN, Unión Demócrata Independiente (UDI), Chile Primero (CH1) y Norte Grande y Humanista Cristiano (MHC).

El pacto realizado por el dirigente de RN, Carlos Larrain, con su opositor del DC, Ignacio Walker, ha generado una crisis dentro del Gobierno que teme que este acuerdo dañe las relaciones entre los partidos de la Coalición. En una reunión de todo el equipo del Ejecutivo, Piñera ha insistido en que todo tipo de acuerdo debe realizarse entre los partidos de la Alianza.

El ministro de la Secretaria General de Chile, y líder de la UDI, ha calificado el acuerdo como un documento más y que no tiene la mayor importancia. El portavoz de UDI, Víctor Pérez, también aseguró que el acuerdo había manifestado la existencia de una crisis grave dentro de la Coalición, que provocaba la ruptura de las confianzas.

Larrain ha asegurado que esta negociación no se trata de ninguna estrategia del Gobierno y que sólo informó sobre la firma de este pacto al líder del UDI, Juan Antonio Coloma.

El documento presentado por Renovación Nacional y Democracia Cristiana plantea la remodelación del sistema político de Chile. Por un lado, propone disminuir el poder se mantiene en la figura del presidente al instalar el cargo de un primer ministro.

También, incide en cambiar el sistema electoral binominal, que según sus críticos no fomenta la representación equitativa de todos los partidos políticos, por un modelo que promueva el ingreso en el Parlamento a las minorías regionales.

Por el momento, el Ejecutivo ha indicado que la prioridad del Gobierno se encuentra en las reformas sociales. Para el 2012, las políticas de Piñera se envolverán en el sector sanitario y de educación. Además, el mandatario ha asegurado que protegerá el empleo y a las pymes, reformas alejadas de estos preceptos no tienen cabida, por el momento, para el gobernante chileno.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA